Entrevistas Noticias

«Caravaca no es una moda, sino una historia de fe que tiene muchos años»

Obispo de la Diócesis de Cartagena. Cuando entramos en el último trimestre del Año Jubilar de Caravaca, el obispo hace un balance muy positivo de lo que ha supuesto para los católicos este importante acontecimiento religioso, en el que «lo importante es que el peregrino se prepare, que sepa dónde va, ya que es un encuentro personal con el Señor. El camino de peregrinación da la oportunidad de reflexionar y contrastar la vida».

¿Qué está suponiendo para la Diócesis la celebración del Año Jubilar de Caravaca?
Yo no diría que solo para la Diócesis, también para la Iglesia en general, porque la experiencia de los peregrinos no se reduce solo a la frontera de la Diócesis de Cartagena, vienen de muchos lugares. La verdad es que siempre es una experiencia gozosa porque un peregrino viene porque necesita encontrarse, en primer lugar, con los fundamentos de su fe; y, naturalmente, la Cruz de Caravaca hace que uno ponga en marcha muchas cosas que quizás tenía dormidas o quizás también, por otros afanes de la vida, las tenía también alejadas. Entonces, acercarse a la Cruz de Cristo es volver el rostro a Cristo, una llamada intensa a la conversión. La experiencia de la peregrinación hacia Caravaca es una experiencia gozosa, que hay que cuidar, hay que cultivar y hay que favorecer a todos los niveles.

¿Cómo valora la peregrinación de todas las zonas pastorales a la Basílica a inicio de año?
Pues la valoración de esto fue, en primer lugar, muy emocionante, sobre todo cuando te encuentras toda una explanada llena de gente, incluso en una de las peregrinaciones de zona lloviendo y la gente estoicamente aguantando la lluvia y viviendo también ese momento. Es emocionante. Pero yo no solamente hablo de la importancia que tiene el encuentro en la explanada de la Basílica de Caravaca para encontrarte también con la Cruz, sino todos los momentos de preparación que ha habido, los momentos de una preparación remota pero que llevaban también a la Cruz de Cristo, de lo que significa la Cruz de Cristo, cómo actualizar la Cruz de Cristo en nuestra vida. San Pablo en la carta a los Corintios nos dice que la Cruz de Cristo es sabiduría de Dios y fuerza de Dios. Estamos hablando de un tema muy serio y la gente, cuando viene al encuentro con la Cruz, viene al encuentro con el Señor, la sabiduría de Dios, la fuerza de Dios, salir fortalecidos y poder después anunciarle.

El lema del pasado curso fue ‘Jesucristo, puerta de la Vida’. ¿En la Cruz está la vida?
Sí. En realidad eso no es una frase bonita. Hablar de la Cruz como puerta de la vida no se queda sólo en un título o en una frase bonita, es que es una realidad. ¿Quién es el que está detrás, en definitiva, de esta experiencia del peregrino? Vamos a ver, nosotros cuando vemos a los peregrinos que van hacia Caravaca, distinguimos perfectamente entre el que va de turismo del que va peregrinando. El que va de turismo se queda en los paisajes, en la belleza del lugar, en la gastronomía, se queda en unas cosas que no están mal, están bien. Pero el que va de peregrino desde el principio, desde el primer minuto que tiene, sabe a dónde va, conoce la meta y aspira de alguna manera al encuentro con la persona o con la realidad que quiere ver y que era el fin del camino. Bueno pues, concretamente, en esta experiencia uno quiere ir a Cristo y Cristo te abre la puerta de la esperanza. Uno puede ir con muchos interrogantes, con problemas, con dificultades siendo testigo de una vida bastante compleja, la que estamos viviendo, con ramificaciones de violencia, de tantas cosas que hacen sufrir y nos hacen derramar lágrimas. Pero quien tiene respuestas a todo esto es el Señor y quien sale al encuentro y es capaz de liberarte de tus angustias es Cristo. Quien abre la puerta de la esperanza a un desesperanzado es Cristo y quien ilumina las oscuridades de tu mundo interior es Cristo que pone una luz permanente en tu vida.

Siguiendo con esa frase ‘En la Cruz está la vida’, importante también para la historia de Caravaca la presencia de San Juan y Santa Teresa, ¿es así?
Bueno, en realidad, Caravaca es una ciudad privilegiada no solamente por este extraordinario don de la reliquia de la Cruz de Cristo sino porque muchos cristianos, a propósito de su devoción a nuestro Señor y de lo que significaba la Cruz de nuestro Señor, se han acercado a Caravaca. Entre todos los peregrinos, entre todos los que se han acercado están una de las grandes columnas de la espiritualidad de la Iglesia universal: San Juan de la Cruz, que visitó Caravaca en siete ocasiones. Santa Teresa no llegó a pisar Caravaca, pero fundó una comunidad allí.

Evidentemente, eso me está diciendo que no es una moda Caravaca de la Cruz, sino una historia de fe que tiene muchos años y que ha llevado a conocer todavía más a Cristo a muchísima gente, no solamente de aquí sino de toda América Latina.

Ha puesto de manifiesto en varias de sus homilías que en el encuentro con la Cruz, uno se encuentra a sí mismo. ¿Deberíamos ver este Año Jubilar como una oportunidad para avanzar en nuestra fe?
Sobre el tema del Año Jubilar, en la Carta Pastoral que este año he sacado, he hecho un pequeño recorrido sobre lo que ha significado el Año Jubilar y lo que significa de hecho para nosotros. No puedo pasar por alto este acontecimiento ni tampoco, cada vez que me acerco a Caravaca, con motivo de alguna peregrinación o simplemente por gusto también de ir a la Basílica y rezar. La verdad es que el ver a la gente acercarse, el ver los rostros de la gente a mí me está diciendo mucho, me están hablando, me están dando gritos de la necesidad que tienen de encontrarse con nuestro Señor. Y eso a mí me urge a no olvidarme que hay que seguir predicando a nuestro Señor, de que tenemos que ser evangelizadores con espíritu, lo que nos está pidiendo el Papa, salir de nosotros, salir de tu mundo, de tu realidad personal, para poder ofrecer también a los demás el gozo del encuentro personal con nuestro Señor.

La caridad es otro de los valores de este Año Jubilar, cuyos donativos irán al óbolo de San Pedro y a Proyecto Hombre.
Esto tiene también un sentido pleno, el hecho de una ofrenda. La ofrenda que podamos hacer no es para comprar después candelabros y cosas para adornar el templo, sino para los necesitados. Yo estoy empeñado en que nosotros escuchemos bien las palabras del Papa Francisco que nos está poniendo delante de nuestros ojos una realidad de necesidades, de sufrimientos, y esto es lo que queremos de alguna manera también pues tener en cuenta. De hecho, mucha gente quiere ofrecer sus limosnas para estas cosas y la dirección de las limosnas de este año concretamente van, por una parte, para ayudar a Proyecto Hombre, un proyecto para rescatar a los jóvenes de la seducción de las drogas y de estos elementos que esclavizan a la persona, especialmente en la zona de Caravaca; y en segundo lugar, ayudar también a las obras de caridad que el Papa tiene por el mundo.

A lo largo de los diferentes caminos hacia Caravaca se encuentran otras iglesias, santuarios y ermitas de la Diócesis. ¿Los peregrinos también pueden descubrir el gran patrimonio de nuestra Región?
Eso es evidente. El tema del sellado y todo eso no es que sea algo fundamental, es una cuestión, digamos, secundaria y anecdótica. Porque lo importante es que tú te prepares bien, que sepas dónde vas, en el encuentro personal con el Señor; que en el camino, en un camino de peregrinación, tengas oportunidad para reflexionar, para contrastar tu vida, lo que está siendo tu vida y lo que te está diciendo el Señor. Tener una oportunidad para leer todos los días un texto de la palabra de Dios y, mientras vas de camino, vas rumiándolo, vas sacándole el jugo a lo que Dios te está queriendo decir y lo que tú debes de tener en cuenta. Es una oportunidad de interiorización muy grande. Esto es una cosa que no puede olvidarse nadie, especialmente un peregrino. Yo creo que toda la jornada de peregrinación, de encuentro con el Señor, de ir caminando será una oportunidad para crecer en la fe.

¿Cómo animaría no sólo a los murcianos, sino a peregrinos de todo el mundo, a vivir este Año Jubilar de Caravaca?
Siempre es tiempo de acercarse a Caravaca, siempre, porque Caravaca está ahí y la Santísima y Vera Cruz está presente también no solamente en la reliquia más hermosa que tenemos sino todos los días presente en nuestra vida. El que no ha hecho todavía el ejercicio de ponerse en camino que lo haga. Da igual que hayas recorrido 70 km, que hayas recorrido el itinerario que hay desde la iglesia de El Salvador hacia la Basílica donde está la Santísima y Vera Cruz. Lo importante es que tú tengas un corazón de peregrino, lo importante es que tú tengas una disposición de cambiar, de volver el rostro a Cristo, de encontrarte con Él. Que todo aquel que todavía no lo haya hecho, que empiece a prepararse la mochila para ponerse en camino y encontrará la serenidad, la gracia y la luz de la presencia de nuestro Señor en su vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *