Cuatro mil razones para correr

Las participantes de la segunda edición de la Carrera de la Mujer convierten el Jardín Chino en una fiesta

JOSÉ PABLO GUILLÉN | Para muchos, el domingo no suele ser habitual que suene el despertador. Pero ayer lo hizo en miles de hogares de nuestra Región. Y el motivo no era otro que recorrer los cinco kilómetros del circuito marcado por las principales calles de Murcia que dio forma a la segunda edición de la Carrera de la Mujer. Por eso, desde primera hora de la mañana ya se pudieron ver por las principales arterias de la capital a las camisetas rojas más madrugadoras y, en cuestión de segundos, la avenida Teniente Flomesta se convirtió en un río carmín dispuesto a arrasar con todo el asfalto.

Los instantes previos a la salida se hicieron eternos para las participantes pero las cerca de cuatro mil mujeres que se dieron cita, aprovecharon para despedirse de sus familias y sus pequeños, que esperaron pacientes en los laterales del trazado a que completasen el recorrido. El alcalde, José Ballesta, y el concejal de Deportes y Salud, Felipe Coello, fueron los encargados de dar el pistoletazo de salida a la prueba. Aunque previamente la consejera de Familia e Igualdad, Violante Tomás, y de Transparencia, Participación y Portavoz, Noelia Arroyo, así como varias directoras generales del Gobierno regional, entre las que se encontraba Alicia Barquero junto a Mónica Galdana, Vicerrectora de Comunicación, Cultura y Deportes de la Universidad de Murcia,  arroparon a las participantes en la línea de salida antes de que también formasen parte de la prueba.

Sin embargo, una media hora después, un invitado que siempre  acude a todos los acontecimientos característicos de la ciudad, se convirtió en el peor enemigo de todas las valientes. Y es que los grados subieron en el termómetro casi sin avisar hasta que el abanico se convirtió en el mejor aliado para recorrer los últimos metros. No obstante, eso no fue un impedimento para que algunas participantes se marcharan a casa a trote o, como hizo la inmesa mayoría, se quedasen a estirar al ritmo de los entrenadores de McFIT. Y es que la plaza del Jardín Chino se convirtió en una auténtica fiesta para todas las edades. Los diferentes estands con los patrocinadores y colaboradores de la prueba no tuvieron un momento de tregua, ya que los todos los grupos de participantes prácticamente visitaron cada uno de ellos.

El conjunto formado por ‘Las Pies Quemaos’ se prepararon a conciencia para combatir las altas temperaturas y en la espera para posar en cada fila refrescaron a todas las participantes. Aunque, todas las miradas apuntaron a las dos despedidas de soltera de Inma y Paloma. La segunda incluso subió el escenario, en el día de su cumpleaños, y lanzó el ramo a sus amigas en uno de los varios eventos de los que consta su despedida antes de pasar por el altar.

Por supuesto, no faltaron a la cita las compañeras de LA OPINIÓN quienes también disfruntaron intensamente desde dentro toda la jornada deportiva con sus familias. Aunque la familia que contará con un miembro más será la de ‘Las Lobas’, puesto que una de las vencedoras al grupo familiar más numeroso de la prueba -en las dos ediciones- completó corriendo los cinco kilómetros embarazada de seis meses.

Pero fue María Dulce Márquez quien copó todos los aplausos y la admiración del día. A sus 90 años de edad completó el circuito en silla de ruedas acompañada por sus nietas Carmen Julia y Claudia -la nieta mayor y la menor de la familia- de la que no dudó en bajarse para cruzar a pie la línea de meta en sus últimos metros. «La idea fue de mis nietas y siempre estoy dispuesta a lo que sea para dar ejemplo», contó tras posar en el photocall con su galardón a la participante más veterana.