II Carrera de la Mujer: Aquí mandan ellas

La joven de 20 años Natalia Martínez gana por segundo año la Carrera de la Mujer, donde dos madres de familia trabajadoras, Mercedes Merino y Beatriz Ríos, completan el podio en una jornada inolvidable

DIONI GARCÍA | Una estudiante de Enfermería de 20 años de edad, una madre con cuatro hijos deportistas que fue jugadora profesional de balonmano, y una médico de familia que hace apenas solo dos años comenzó a correr, fueron ayer las grandes protagonistas de la segunda edición de la Carrera de la Mujer, una cita que se ha consolidado como un gran referente lúdico-deportivo bajo la organización de la Federación de Atletismo de la Región de Murcia y LA OPINIÓN, con la colaboración del Ayuntamiento de la capital y la Comunidad Autónoma. El protagonismo total fue para ellas y las cuatro mil almas que se lanzaron al asfalto con dos objetivos:  lanzar un llamamiento a esa igualdad que cada día es más patente en la sociedad pero para la que aún nos quedan muchos pasos por dar, y hacer deporte, algo que estaba prácticamente privado para las amas de casa españolas hace no muchos años. Pero pese a todo, aún siguen haciendo falta carreras como las de ayer, que animan a muchas mujeres a salir a competir, algo que aún se echa en falta.

Natalia Martínez Allende es de Murcia. Vive en el barrio de Vistalegre y se impuso por segundo año consecutivo en la prueba. Esta joven vivió un fin de semana muy ajetreado. El sábado por la tarde compitió en Cartagena para ayudar a una compañera de su club, el CA Murcia, a lograr la marca mínima para particpar en el Campeonato de España promesa, en el que ella ya tiene asegurada su presencia. Por la noche cogió un rato los libros para preparar un poco más el examen que tiene esta mañana en la Universidad de Murcia. Pero ayer por la mañana, acompañada por su madre, estaba en la línea de salida en la Avenida Teniente Flomesta para cubrir los cinco mil metros del circuito, renovados para conseguir que tanto las participantes más veloces, como es el caso de Natalia y otras muchas, como las que solo salieron a la calle para andar con sus amigas y ser partícipes de un gran acontecimiento, tuvieran su propio espacio. «He salido con el grupo de cabeza y a los dos kilómetros he pegado un tirón y he logrado escaparme», explicaba en la línea de meta la joven campeona, fibrosa, de zancada larga pese a su corta estatura.

Mercedes Merino García es profesora en Molina de Segura, donde reside desde que hace unos años se casó con Javi García, exjugador de baloncesto y también profesor de profesión, con quien tiene cuatro hijos, también deportistas, que ayer compitieron, y con éxito, en el Triatlón de Cartagena. Lo ha ganado todo en el atletismo regional -campeonato autonómica de media maratón y maratón, distancias muy exigentes-, y no hay domingo que no salga a la calle para competir en una de las múltiples carreras populares que se celebran en nuestra geografía regional. Ella es la constancia, una mujer acostumbrada a hacer deporte desde niña que decidió cambiar el balón para calzarse las zapatillas. Pese a trabajar y ser madre de familia numerosa, no hay día que no saque una hora de su tiempo para salir a entrenar por la Vía Verde, que pasa justo por delante de su casa. Da igual que haga calor o frío. Lo suyo es perseverancia.

La tercera clasificada ofrece un perfil diferente a las dos primeras. Beatriz Ríos Morata tiene 40 años, también es madre de dos niños y trabaja. Pero en su caso, esta atleta del Grupo Alcaraz, que en los últimos tiempos es una asidua a los podios, llegó hace solo dos años al running, tratando de encontrar una válvula de escape al estrés diario, una forma de salir de la rutina, como han hecho muchas mujeres. Ríos es de Molina de Segura y es médico de familia. El año pasado ya compitió en la Carrera de la Mujer y acabó séptima, pero en esta ocasión, pese a que el nivel competitivo creció ostensiblemente, dio un salto de calidad para meterse en el tercer peldaño del cajón. Detrás del trío de cabeza acabaron Mar Gómez Nicolás, también tabajadora y madre, y Laura Nicolás, otra chica joven que hace un año estuvo entre las mejores.

Pero no solo estas mujeres triunfaron ayer en una jornada festiva, donde un grupo de chicas cambió las clásicas celebraciones de las despedidas de soltera por hacer una actividad deportiva, o esa joven embarazada de casi siete meses que cruzó la línea de meta como si apenas hubiera hecho esfuerzo para completar los cinco mil metros en una jornada calurosa, con casi 2.500 participantes en la línea de meta, y entre todas ellas, una de 91 años con un espíritu tan joven como la ganadora.