Home >> Carthagineses y Romanos >> Carthagineses y Romanos: Una batalla de traiciones

Carthagineses y Romanos: Una batalla de traiciones

Carthagineses y Romanos innova en el principal acto de las fiestas históricas con cambios de bando y más acción - Los ensayos de la contienda en la Cuesta del Batel se desarrollan durante todo el mes para no dejar nada a la improvisación

Un artículo de Salvador González

Siempre ha sido una aspiración de las tropas mercenarias desde que comenzaron las fiestas de Carthagineses y Romanos hace 28 años y, al parecer, este año se ha conseguido: cambiar de bando en plena batalla y unir sus fuerzas al ejército del general romano Publio Cornelio Escipión, el Africano.

Y es que, en esta edición de las fiestas, la batalla por la toma de Qart Hadast contará con traiciones y más acción, según se ha podido ver ya en los ensayos que se están llevando a cabo, casi a diario, en la Cuesta del Batel, escenario del principal acto de las fiestas del viernes 22. Habrá dos tropas mercenarias que sirven a Magón Giscón por la defensa de la ciudad que, en un momento dado de la contienda, abandonen la disciplina púnica para unirse al ejército imperial.

No se trata de un acuerdo al margen de la organización, como ha ocurrido en otras ediciones aunque nunca se ha llevado a cabo en pleno acto, sino que está guionizado. De hecho, según el esquema de la batalla, la traición ocurrirá entre la segunda y la tercera oleada de tropas y legiones. Será entonces cuando el general romano al mando del ejército invasor lance su órdago a las tropas carthaginesas: «Habéis luchado con valor, pero el destino de la ciudad está escrito; no perdáis la vida luchando por los carthagineses y hacedlo a mi lado».

Ensallo cartagineses y romanos. cartagena

Está previsto que la gran mayoría de las huestes púnicas y mercenarias hagan caso omiso a la bravuconería de Escipión, pero habrá dos pueblos que se dejarán conquistar por las palabras del Africano. Serán los Mercenarios Íberos y los Númidas, que pondrán sus armas a disposición del general.

Será el momento más novedoso del acto, ya que nunca antes se ha producido una traición de este calibre durante la contienda. También novedad serán algunos movimientos de tropas y legiones, luchas entre ambos bandos y efectos visuales, pero la traición de los pueblos íberos marcará un antes y un después en la batalla. Y es que, según indicaron fuentes festeras, la intención es que en años sucesivos sean otros grupos mercenarios (Lobetanos, Uxama, Honderos Baleares, Lusitanos, Celtas o, incluso, Ilergetes; además de los ya mencionados) los que asuman el papel de traidores.

Inmisericorde
Pero la batalla guardará otro instante crucial y llamativo, momentos después de que Escipión mande a sus legiones a tomar la muralla. El general romano se dirigirá de nuevo a los mercenarios que traicionen a Magón para recordarles que las huestes púnicas hicieron caer a su padre y su tío en tierras hispanas, por lo que no habrá misericordia para ellos.

En este instante está prevista una pequeña contienda entre Mercenarios Íberos y Númidas y, en principio, Adoradores de Venus y Cayo Lelio, del lado romano. Al término de este acto se proseguirá con el desarrollo acostumbrado de la batalla y la tercera oleada germinará en la final toma de la ciudad por el Africano, aceptando la rendición de Magón.

El acto se desarrollará, como es habitual, en la Cuesta del Batel, junto a la muralla, al ser el lugar por donde, según la historia, llegó Escipión a la ciudad y consiguió su conquista. Se trata del único acto de las fiestas en el que, debido al espacio, es necesario adquirir una entrada, que se puede reservar en la sede de la Federación de Tropas y Legiones de la calle Caridad. No obstante, en próximos días, el Senado Romano dará información pormenorizada de los puntos de venta.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*