Los medios de comunicación anuncian lo inevitable, la época de rebajas se cierne sobre nosotros. Cuando apenas nos hemos recuperado del trasiego de las compras navideñas, las firmas empiezan a bombardearnos con lo que vendrá: descuentos, ofertas, novedades

El “carrito de la compra” de las tiendas online del señor Amancio empieza a cargarse día tras día, a la espera de que el día 7, cuando presionemos el botón de “comprar”, los precios de nuestra lista se hayan reducido a la mitad. Sí, eso es lo que suelen hacer las personas ordenadas y de ideas claras, que cruzaron los dedos rogando que su preciado tesoro no se agotara antes de la ansiada fecha. En el otro extremo estamos quienes luchamos por no cruzar el umbral de ningún establecimiento, pero una vez dentro ¡comienza nuestro propio caos!

Apenas nos hemos recuperado del trasiego de las compras navideñas y las firmas empiezan a bombardearnos con lo que vendrá: descuentos, ofertas, novedades… Si eres de los que en estas fechas olvida las necesidades reales de tu armario, presta mucha atención a estas indicaciones.

Si eres de las que al final compras más de lo que debería (cosas innecesarias en la mayoría de los casos), sueles perder los tickets y al final olvidas cuáles eran las necesidades reales de tu armario, presta mucha atención a las siguientes indicaciones:

Analiza a fondo tu armario

El periodo de rebajas es perfecto si necesitas cubrir algunas necesidades, por lo que es preciso establecer cuáles son nuestras prioridades a la hora de salir a comprar. Si encontramos un fabuloso vestido negro, pero ya tenemos trece similares en nuestro vestidor, quizás sería mejor invertir en alguna otra prenda que realmente necesitemos o queramos renovar.

El equilibrio está en el justo medio (mentalízate)

Igual que es preferible no visitar el supermercado con hambre, una mentalidad compulsiva se convertirá en tu peor enemigo si sales de rebajas. Analiza cada una de tus compras, para no adquirir artículos de forma excesiva e innecesaria. Por otro lado, si algo te gusta realmente, no lo dudes. En estas fechas hay que tener las cosas muy claras y no dejar espacio a la indecisión, ya que probablemente si vuelves en unas horas no lo encuentres.

Guarda los tickets

Estos días es normal saltarse las colas del probador y pasar por caja directamente para ir a casa, o una vez allí cambiar de opinión, porque hemos tomado una decisión de compra precipitada. Si eres de las que suele lanzar los tickets de forma descuidada a las profundidades del bolso, recuerda cuando llegues a casa guardarlos ordenadamente, para poder cambiar aquello que desees sin lamentaciones.

Ponte límites

Todas sabemos que es un ideal, pero una forma de controlar nuestro gasto estos días es fijando un presupuesto. Antes de salir de rebajas haz cuentas (y examen de conciencia) para saber dónde están tus límites y cuál es el máximo que puedes desembolsar durante las rebajas. Esto te permitirá focalizar tus compras en aquello que realmente importa, dejando a un lado cosas innecesarias.

Piensa en las próximas temporadas

Y no me refiero a salir directas hacia los percheros de “nueva colección” (sí, a mí también me pasa). Las rebajas son un momento idóneo para renovar nuestro armario de cara al próximo año, quizás en febrero consideremos que un abrigo de pelo (y más en Murcia) resulte una compra innecesaria, pero seguramente el próximo diciembre agradezcamos ese descuento del 50%. Las tendencias varían, pero existen prendas cuya presencia se mantendrá durante los próximos años, y que posiblemente su compra en estos momentos se convierta en toda una inversión.

MARÍA HUERTAS

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *