Home >> 2016 >> Recortes de historia y curiosidades sobre la Virgen de la Fuensanta (II)

Recortes de historia y curiosidades sobre la Virgen de la Fuensanta (II)

Un artículo de Alberto Castillo

LA PRIMERA ROMERÍA DE LA FUENSANTA EN EL MES DE SEPTIEMBRE
El 14 de agosto de 1780 se reunió el Cabildo de la Catedral de la Diócesis de Cartagena que determinó lo siguiente: «Este Cabildo de la Santa Iglesia de Cartagena decide que no se hiciese la fiesta de la ermita de la Fuensanta, como era costumbre de todos los años, sino que a otro día del siete de septiembre se traiga a la Madre de Dios de forma sigilosa y se celebre su fiesta en la Catedral». Debemos conocer para entender tal acuerdo que, en aquellos años, el clero andaba dividido en cuanto al patronazgo de la ciudad pues, el obispo era partidario de la Virgen de la Arrixaca y el Cabildo Catedral lo era de la Fuensanta. De ahí que se diga «traerla en sigilo». Pues bien, aquel año se trae a Murcia por primera vez la imagen de la Fuensanta y se hace de madrugada. Las actas capitulares así lo refieren: «El sábado 9 de septiembre del año del señor de 1780, por orden del Ilustrísimo Cabildo de la Santa Iglesia Catedral de Cartagena, modificando un tanto el acuerdo adoptado el 14 de agosto pasado, sacan a la una de la madrugada la imagen de Nuestra Señora de la Fuensanta de su ermita de la sierra, y entre una gran procesión de hachones porque no había luna y la noche era muy oscura, se trae a la ciudad de Murcia, llegando a las cuatro de la madrugada, para hacerlo en lo sucesivo anualmente en ella la función que desde antiguo y con motivo de su festividad se hacía en su ermita del monte. La imagen de la Virgen se trajo hasta la ciudad de Murcia al convento de las Madres Justinianas de Madre de Dios para luego que amaneciera el día se llevara al templo de la Catedral donde se le haría función de instituto y quede esto como costumbre en los años sucesivos todos los meses de septiembre».

01001MURMU

INFORME DE ROQUE LÓPEZ SOBRE LA VIRGEN DE LA FUENSANTA
En el año 1802 siendo Comisario de la Fuensanta el Canónigo Magistral de la Diócesis de Cartagena, Antonio Martínez, que llegaría a ser obispo de Astorga y arzobispo de Zaragoza, encargó retocar la imagen de la Virgen de la Fuensanta al escultor Roque López. Asímismo, se le encargó que hiciera un estudio pormenorizado de la escultura y de la madera en la que estaba realizada. Copiamos literalmente el informe que hiciera Roque López, advirtiendo al lector que está escrito en lenguaje de la época y que por su valor histórico no hemos añadido ni cambiado palabra alguna. Dice así este estudio de 1802: «La parte superior de la imagen, esto es, la cabeza y cuerpo hasta la cintura, es de una madera tedosa muy distinta de la de las demás partes, madera durísima, insípida, desjugada y sin sustancia. Intratable y cuasi impenetrable al escoplo y aun al cincel, por lo que costó mucho trabajo ahondar los huecos de los ojos, boca, narices y orejas, y mucho más de lo que me ha costado el renuevo de otras imágenes antiguas. Que dicha madera es y será muy durable por la dicha solidez y acidez y porque en ella no hay ya sustancia, humedad, ni otra disposición por donde pueda juzgarse corruptible, por si o de si misma, si algún otro accidente no la destruye. Que la dicha madera es cortada de muchos siglos hace, según se advierte en lo desjugado y árido de sus partes tedosas y leñosas; que según mi saber y entender y por los conocimientos que me ha prestado el continuo ejercicio de mi facultad y por lo que tengo observado en otras imágenes antiguas que he retocado o renovado, que son muchas de este y otros obispados, juzgo y aún aseguro, que esta imagen de la Virgen de la Fuensanta es antiquísima y de tiempo inmemorial, sin ningún arte ni estructura, respecto de la que se observa en imágenes antiguas y de tiempos posteriores el haber observado que anteriormente a esta ha sido retocada y colorida por tres veces sobre su primera encarnación, y el cotejo que hago con otras que se tienen por antiquísimas, es de parecer que sus hechuras se harían en tiempo de los godos, se entiende la cabeza y cuerpo, hasta la cintura o cerca de ella, por de allí abajo, hasta los pies, es otra cosa más moderna y las manos y brazos son también de otra madera, construcción y mejor arte».

PROBLEMAS PARA VESTIR A LA VIRGEN DE LA FUENSANTA
En mayo del año 1757 encontramos una curiosa acta del Cabildo Catedral donde se quejan, los capitulares, y dan cuenta de los problemas que tiene cambiar de ropa y adecentar a la Virgen de la Fuensanta. Quedando además expuesta, desnuda y sin ropa, a la vista de muchos murcianos que acudían a verla vestir. Dicen textualmente: «Habiéndose notado que cuando se viste y desnuda a la Virgen de la Fuensanta en el presbiterio de la capilla mayor, siendo preciso por su gran estatura ponerla en un tapete en el suelo para alcanzar a ponerle los adornos, arras, pendientes, collares y desnudarla para volver a vestirla de nuevo, a la vista de la mucha gente que se asoma por las verjas de la capilla, lo que no es decente a juicio del Cabildo por ver a Nuestra Señora desnuda. El Cabildo acuerda que siempre que se vista la imagen se traslade a la sacristía, cerrando sus puertas y que no sea vista por nadie. Las camareras de la imagen se quejan a los señores capitulares por la estrechez de la sacristía y la falta de luz en la misma». De esta curiosa acta capitular se desprende que la imagen iba adornada de forma diferente a como va hoy en día, pues hacen referencia a pendientes y collares.