Home >> 2017 >> Bodegas Salzillo hace un guiño a la huerta murciana

Bodegas Salzillo hace un guiño a la huerta murciana

La empresa fundada por Agustín Lacárcel presenta hoy en Gastrovin su vino Güertano Monastrell 4 Meses, un producto con el que rinde homenaje a las tradiciones de la Región

Un artículo de L. O.

Un repaso a la trayectoria de Bodegas Salzillo es suficiente para entender por qué sus vinos gozan de un altísimo grado de aceptación entre el público. También conviene prestar una atención especial a la evolución de una firma capaz de innovar de forma constante para adaptarse a los tiempos. Así queda reflejado no solo en el día a día sino a la hora de proyectar su marca al exterior en eventos como Gastrovin.

Los asistentes a la Feria del Vino y la Gastronomía, que desde el pasado jueves se celebra en el Jardín del Malecón, tienen la ocasión de comprobarlo en primera persona esta noche, a partir de las 23.00 horas. Será entonces cuando la empresa con sede en Jumilla presente, a quienes no lo conozcan, su última adquisición: el Güertano Monastrell 4 Meses. El acto tendrá lugar en el espacio del que dispone en los Huertos, donde los interesados podrán degustar este nuevo vino e intercambiar impresiones acerca del mismo.

La presencia de Bodegas Salzillo en Gastrovin -donde todas las noches habrá un miembro de la empresa y de su distribuidor en Murcia (AlNorte Distribuciones)- girará en torno a su más reciente creación, que, tal y como indica Miguel Ángel Moreno, adjunto a la gerencia de Bodegas Salzillo, se concibió como «un homenaje a nuestra tierra y a nuestros orígenes y tradiciones ya que históricamente Murcia siempre ha sido conocida por su huerta». «No olvidemos que el vino a través de las uvas, como las frutas y hortalizas, provienen del campo, y del esfuerzo, cariño y sacrificio del agricultor», añade.

Se trata de un guiño a la huerta, al panocho, al agricultor, a Jumilla y a su autóctona uva Monastrell: «Recordemos que tenemos un Güertano tinto y una Güertana en blanco de la variedad Sauvignon Blanc».

El vino Güertano puede presumir de unas características que le convierten en único. Hablamos de «un tinto Roble Monastrell, afrutado, con 4 meses de barrica, en su mayoría de roble francés», con un color cereza intenso con tonos púrpuras. «En nariz presenta aromas frutales y florales como la rosa, ligados a aromas lácteos. Tiene matices de humo, café y diversas especias debido a su paso por madera», explica.

Expresivo, carnoso, persistente y con toques achocolatados, moderno, acorde a las tendencias del mercado… Son algunos de los calificativos que definen a este vino que no estará solo en Gastrovin, donde Bodegas Salzillo mostrará el resto de su catálogo: Híspalis (gama de vinos jóvenes en tinto, blanco y rosado), Zenizate 4 Meses (en Monastrell, Syrah y Cabernet y cuyo nuevo diseño se presentará en sociedad), Matius (vino de autor) y Camelot (el exitoso vino dulce Monastrell de Salzillo).

«El objetivo es que el gran público pruebe nuestros vinos y recoger todas sus opiniones, valoraciones, inquietudes… en relación a este complejo mundo del vino. Es tal el éxito de público de Gastrovin, que el año pasado, en las 12 noches de feria, casi 4.000 personas, degustaron nuestros vinos», apunta Miguel Ángel Moreno.

Abanderada de la Región

Bodegas Salzillo es una empresa familiar y residente en Murcia, que tras más de 50 años de duro trabajo profesional, de la mano de su fundador (Agustín Lacárcel Ruiz), gran amante de los vinos de Jumilla, cumplió el sueño de montar una bodega en su término municipal, con el esfuerzo de inversión que ello supone y la distancia de su casa. «Ni somos ni nos consideramos pioneros ni precursores de nada. Simplemente, amamos lo nuestro y lo defendemos porque te das cuenta, a través de nuestros viajes, de que no siempre valoramos la riqueza de nuestra tierra», asegura.