Opinión

Ginés García Millán: el pregonero del Cante de las Minas visto por una paisana

Este año el Festival Internacional del Cante de las Minas abrirá su quincuagésimo séptima edición con el pregón del actor lumbrerense Ginés García Millán. Ginés se ha colado en los hogares de muchas familias, no solo murcianas, a través de la pequeña pantalla; también a través del cine y el teatro. No sé si por estos motivos u otros el rostro ya afilado del actor lo hace una persona cercana para muchos y admirada por sus dotes artísticas ya sea sobre las tablas de un teatro o delante de una cámara.

Pero no he venido aquí a contar lo que puedes encontrar de él en cualquier página de consulta “googlera”. Para la tierra que ambos compartimos es Ginés “El actor”, así lo llaman por la calle cuando camina saludando a todos los paisanos; él es nuestro orgullo lumbrerense y pasea el nombre de su tierra con una sonrisa  abultada de recuerdos. Como mis recuerdos sobre él, los primeros, yo aún desconocía que él se había ido a Madrid a ser actor, y si lo sabía ya no lo recuerdo.

Me paseaba por el hotel que regentaban sus padres y sus tíos pero para mí aquello no era un hotel al uso, para mí era como una casa gigante donde vivían dos familias con un corazón también gigante. Hubo un tiempo que paré mucho por allí y si tenía hambre me ponían un plato de comida, si tenía que hacer deberes me pasaban a una habitación que había en la planta baja pegada a la recepción o si me aburría me paseaba por las mesas y miraba como los mayores jugaban al “chinchón”. Ese hotel ha sido como la casa de muchos de nuestros paisanos y al menos yo, nunca lo olvidaré. Ginés estaba a veces por allí, detrás de la barra, entrando y saliendo y si mal no recuerdo acababa de rodar una película que decían que iba a ser famosa. Esa película es “Mensaka” del 98 y también por esa época ya salía en televisión, en una serie que se titulaba “Todos los hombres sois iguales”. Después fui al cine a ver “Gitano” donde tenía como compañero de reparto a Joaquín Cortés, recuerdo como nadie se movió de la butaca al terminar y cuando salió su nombre en los créditos todos aplaudimos emocionados. Nunca he visto su nombre tan grande como ahí, en la pantalla del cine. Algún verano he ido a la playa con él y no ha podido salir de debajo de la sombrilla porque estaba de descanso de rodaje y su tono de piel no podía cambiar; me miraba desde su exilio sentado en una silleta mientras yo llenaba el cubo de medusas en las playas de Águilas.

A Ginés le encanta estar en Puerto Lumbreras, aprovecha cualquier pausa entre trabajos para estar con su familia, para apoyarse en la barra de algún bar de solera y tomar una caña fresca con su padre como escudero, van dispuestos a compartir momentos; personas sencillas y alegres. Siempre positivos, siempre con un piropo o un poco de aliento para los demás. Algo de todo esto también tendrá que ver en qué Ginés al final haya cumplido su sueño de ser actor.  Su calidad personal y su calidad profesional caminan a la par, y quien lo conoce, lo sabe. Con el tiempo Ginés García Millán ha sido reconocido como un buen actor dentro de su gremio, siempre tendrá el cariño de su gente, y esto es bonito.

Por otro lado, Puerto Lumbreras siempre ha tenido tradición flamenca por varias familias, y Ginés tampoco se ha perdido algún que otro evento público o privado donde la guitarra y las palmas han sonado por bulerías; tiene la sensibilidad de un artista y percibe perfectamente las virtudes de otros, como los flamencos; conoce la necesidad de tener que comunicarse a través de un medio como la música. Ese también es Ginés.

Su voz retumbará en la catedral del cante, en ese Antiguo Mercado Público y dará la bienvenida el Festival del Cante de las Minas; nos hablará pausado y mirando desafiante al mundo, como siempre lo ha hecho. Allí estaremos, porque esa noche toca ir a ver a Ginés “El actor”. Orgullo murciano, lumbrerense y flamenco. Qué más le podemos pedir a esta vida.

2 thoughts on “Ginés García Millán: el pregonero del Cante de las Minas visto por una paisana

  1. Como actor es extraordinario en todos los sentidos como persona es extremdamente familiar y sencillo como el primero por eso en
    Puerto Lumbreras y por donde quiera que pase se hace de querer.
    Un besazo muy fuerte querido Ginés.
    Ana

  2. Ginés García Millán es un pedazo de artista. Posiblemente ya lo veria en el Hotel Salas, cuando en Semana Santa el Paso Azul aterrizaba en ese hermoso hotel familiar y siempre atento a nuestras necesidades que, no eran pocas. Su padre Pedro si que era un aretista. Fue portero de futbol con el “Lumbrerense” , despues como restaurador y en compañia de su hermano Fulgencio supieron gestionar el Hotel Salas con solvencia y prestigio. Cuando de vez en cuando nos juntamos algunos azules de aquella epoca, evocamos con nostlgia y cariño tanto buenos ratos allí pasados, cuantas atenciones recibidas fuera de protocolo y sin exigencias honerosas, cuantos amigos perdidios en el transito, cuanto cariño y cuanto afecto repartido. A Gines Garcia Millan le digo aun a sabiendas de que lo sabe extensamente que, procede de una familia de artista. Su padre lo era en cada actuación de su vida, gran persona y mejor familia. Suerte amigo Gines.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *