Opinión

La decadencia de los concursos flamencos

Los concursos flamencos nacieron hace más de cincuenta años y vivieron su etapa de esplendor durante los años setenta y ochenta principalmente. Las competiciones flamencas más afamadas son el Concurso Nacional de Córdoba de carácter trienal y con tres modalidades: cante, toque y baile; el Concurso Nacional de Cante Jondo de Mairena del Alcor que se celebra anualmente y solo se premia la disciplina de cante y el Festival Internacional del Cante de las Minas que regresa cada Agosto y en el que se compite en cante, toque, baile e instrumento.

Cada uno de ellos tiene sus ventajas y desventajas que no vamos a discutir, pero sin duda, toda la afición coincide en que este tipo de eventos ya no tienen la importancia ni son lo eran antes y se están convirtiendo en un formato flamenco en peligro de extinción.

Una de las razones principales son los nuevos tiempos y la llegada de Internet a cada rincón del mundo. Hoy en día cualquier artista puede publicar sus vídeos cantando y sus fechas de recitales en sus perfiles de las redes sociales; lo escuchan y conocen su agenda, por lo que llegar a las personas mediante la auto promoción gratuita está al alcance de cualquier usuario navegante. Teléfonos móviles, ordenadores, tabletas, vídeos en directo, imágenes de carteles… todo circula y se difunde de forma rápida sin tener que asistir a un concurso, ponerse en manos de un jurado, tener una buena noche y algo de suerte.

Además, el flamenco está viviendo una etapa de transición y que llevará tiempo el definir la nueva era. Termina la tercera época del flamenco, la de la creación de los concursos, el apogeo de los festivales, el flamenco reconocido en las instituciones y que está protagonizada por muchos artistas que lamentablemente poco a poco nos van dejando.

Otra de las razones es el formato de cada concurso. Centrándonos en el que nos acontece, tiene muchas intenciones positivas: como realizar las pruebas selectivas por varios puntos de la geografía española, incentivar la participación con grandes cantidades económicas, acaparar hasta cuatro modalidades diferentes, poder seguirlo en directo desde cualquier parte del mundo, fomentar los cantes de levante y ser, a pesar de los tiempos, el concurso de flamenco más mediático.

No deben dormirse en los laureles para mantenerse, ya que el número de solicitudes para participar desciende en cada edición y este año tuvo que ampliarse el plazo de inscripción. Creo que durante un tiempo el concurso del Cante de las Minas se descuidó un poco y se les dio más valor a otros temas menos relevantes, pero están a tiempo de mimarlo y darle la importancia que tiene para seguir descubriendo a los artistas flamencos que necesitan un pequeño empujón y que por supuesto la afición flamenca agradece siempre.

En lo que llevamos de este nuevo siglo han salido de La Unión “Lámparas Mineras” como Rocío Segura, Miguel de Tena, Juan Pinilla, Rocío Márquez, Miguel Ortega, Ricardo Fernández, David Lagos o Antonia Contreras… Esperamos que esta edición la luz de la “Lámpara” nos vuelva a iluminar.

Más info: “Alfredo Tejada: Lámpara Minera 2017”

6 thoughts on “La decadencia de los concursos flamencos

  1. Yo creo que internet no tiene porque ser una desventaja si he plantea un buen concurso. A los amantes de la música y en concreto nos gusta ver la música y el baile en directo. Y si no puedes ir el tener la posibilidad de verlo en directo por internet le da cada vez más repercusión.
    El problema para que cada vez haya menos artistas que se presentan creo que está en la fiabilidad que te da un concurso, que cada vez es más vox populi que no son todo lo justos y/o transparentes que debieran.
    Por poner un ejemplo del último Concurso Nacional de Córdoba es inconcebible, que haya un familiar de uno de los concursantes en el jurado, por más que no vote.
    Debe también haber al menos un entendido de cada modalidad en el jurado que sepa valorar los distintos aspectos de cada modalidad. En baile por ejemplo que es de lo que más entiendo hay que valorar muchos aspectos: técnica, musicalidad de los zapateados, variedad de pasos y mudanzas, flamencura por supuesto, dificultad, manejo de los elementos si los sacan… En mi modesta opinión no se puede pasar a la final de un concurso de este prestigio a un/una bailaor/a, que si que baila todo correcto, que puede tener más o menos arte, pero que lleva la coreografía más floja, con menos recursos y aún sin madurar, más si hay otros participantes que han aportado más ahora. Te puedo decir que entre los bailaores que conozco genera desánimo. y la sensación de que si hay alguien de los que se presentan que tiene “padrino”, para qué?. A ellos les cuesta un dineral en músicos, dietas…, presentarse.

    1. Hola Rocío,
      Las redes sociales no son una desventaja, son una herramienta que bien utilizada es brillante. Para los concursos, son un problema las nuevas tecnologías en general… cualquiera se puede promocionar desde un portal web sin necesidad de pasar por un concurso que lo lance o le de un espacio.
      La fiabilidad de los concursos se eliminan con una de las medidas que usa el Festival del Cante de las Minas, pudiendolo seguir en directo desde internet. Así se puede ver desde cualquier parte del mundo y ver con claridad si la decisión del jurado es acertada o no. Por otro lado, el jurado del Cante de las Minas no tiene a un cantaor, ni a un guitarrista ni a un experto en música en su jurado; este año si que tiene a Daniel Valera que entiende de danza y baile flamenco. Para terminar, apuntar que ninguno de los dos finalistas en baile del concurso del Cante de las Minas tiene “padrino” en la tierra murciana ni en el entorno unionense.
      Un saludo y gracias por comentar!

      1. Bueno, no estoy hablando solo de un año, ni solo de este concurso. Conozco varios casos de diferentes años y de diferentes concursos. Contrastado con gente muy entendida y lo que te estoy diciendo existe. Yo que trabajo con muchos artistas te puedo asegurar que es uno de los motivos por lo que cada vez más deciden no presentarse a concursos (en general). He comentado por aportar otro punto de vista de porque hay cada vez menos participantes, repito en todos los concursos en general.
        Desde el primer año que se retransmitió el Festival del Cante de la Minas en directo me pareció una idea genial, y efectivamente ayuda a ver si las decisiones del jurado son acertadas o no. Para mal y para bien.
        Y se que este año está Daniel Valera en el concurso y sé quien es, gracias.
        Y conozco personalmente a Fernando Jiménez y sé que no solo no tiene padrino, sino que toda su carrera se la está labrando a base de mucho trabajo, mucho esfuerzo y muchiiisimo arte.
        A Macarena Ramírez no la conozco.

        1. Claro que sí Rocío, yo solo aportaba información.
          En todas partes cuecen habas, ojalá todos los concursos se retransmitieran en directo, sería un bien para todos.

  2. Además de los que nombras en este siglo han sido Lámpara Mineras Cantaores como Manuel Cuevas, Raúl Montesinos o Rubito Hijo, o Lagos, que pienso que son grandes Cantaores que están teniendo mucha relevancia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *