Concurso

Los premios desolados del Cante de las Minas

Hace unos días finalizaba el Festival Internacional del Cante de las Minas con la entrega de sus máximos galardones a los finalistas de su concurso.

Recordemos que el premio Filón al instrumento flamenco fue para Sergio de Lope, el flaustista cordobés que es veterano en este concurso, y el segundo premio se fue a las manos del pianista catalán Pablo Suárez.

En baile flamenco, el Desplante lo acuñó el sevillano Fernando Jiménez y el segundo premio se fue a las manos flamencas de la chiclanera Macarena Ramírez.

Hemos pasado de dejar bordones desiertos en guitarra a otorgar 3 premios; primer premio para el alicantino Alejandro Hurtado y el segundo premio lo ha compartido Israel Cerreduela y Luis Medina. Y por último en cante flamenco la pacense Esther Merino se llevó el premio de tarantas y Anabel de Vico conquistó el de malagueñas.

Por su parte, al cantaor Alfredo Tejada se le premiaron sus cuatro cantes y fue Lámpara Minera 2017; premio de mineras, premio de cartageneras y dos premios del grupo de cantes bajo andaluces por su soleá y por su farruca. Hay que aclarar aquí, que el premio Lámpara Minera absorbe económicamente a los demás premios, por lo que no recibe la dotación económica de ellos.

Resumiendo, casi todos los finalistas fueron premiados con al menos un premio excepto la cantaora granadina Amparo Heredia “La Repompilla” que se clasificó por su taranta y el gaditano Jose Antonio Romero “El Perrito” que pasó con malagueña.

Pero, además del breve resumen, la alegría y la enhorabuena a los premiados; la afición debería de reflexionar sobre los premios desiertos y verle la otra cara a la moneda:

  • En la final no se escucharon ni tonás, ni seguiriyas, ni serranas, ni livianas quedando este premio desierto.

  • El premio a las murcianas, tarantos, levantica o fandangos mineros también quedó desierto por la misma circunstancia.

  • El premio a los cantes de Granada, Córdoba y Huelva: desierto.

  • El premio especial para jóvenes cantaores ídem.

La variedad escaseó en una Lámpara Minera que tenía tres aspirantes y que ha dejado desolado parte del palmarés. Dejamos el júbilo y la ilusión de esa magnífica Lámpara Minera y nos guardamos estos detalles para la próxima edición, esperando un concurso con más color el año que viene.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *