Beatriz Ros

14/06/2017

A Bea, que está en los cielos

Por Jesús Maeso Monge

La mujer que perdió la vida en Molina “víctima de una mano traidora» era «una joven de su tiempo, con su gran corazón por delante y la eterna sonrisa por bandera” – Su muerte “ha sido un durísimo golpe que Molina tardará mucho en asimilar”

Domingo, 28 de Mayo, José Antonio, íntimo amigo, me comunicó la fatal noticia sobre las 10 de la mañana. Jamás pensé que iba a escribir una carta de este tipo, e incluso, varios días después de la terrible tragedia, todavía no encuentro la sensación ni las palabras con que poder asimilarlo; no creo que esto sea verdad, me parece muy duro y cruel que Bea, con tan sólo 31 años, ya no esté entre nosotros, un durísimo golpe que la población molinense tardará en poder encajar. Nunca en nuestra historia reciente hemos tenido que afrontar una situación de este tipo, y la verdad es que me sale del corazón dedicarle a su memoria estas palabras.

Conocí a Beatriz en el Pabellón de Deportes Serrerías, en Molina de Segura, unos meses antes de su boda. Hija de mi compañero en las tareas políticas Cayetano Ros Dólera y de Consuelo García, perteneciente la madre a una de las familias más arraigadas de la villa. Cayetano siempre tenía a su hija en la boca, y la verdad es que lo entendí. Me encantó su alegría, su vitalidad, sus maneras, su simpatía, su dulzura, una joven de su tiempo, con su gran corazón por delante y la eterna sonrisa por bandera; comprendí el orgullo de su padre al hablar de ella. El 11 de Septiembre de 2010, estuve presente en su enlace matrimonial con Ramón, un día en el ambos irradiaban amor y felicidad por los cuatro costados, la culminación de todos sus objetivos. Poco después, su pequeño Daniel se incorporaría a esta dicha, convirtiéndose en el epicentro de toda la familia.

Recuerdo a Cayetano Ros en el año 1978, cuando hacía sus primeros pinitos como secretario y concejal de la extinta UCD (Unión de Centro Democrático) en nuestra localidad, siendo, sin duda, uno de sus baluartes, cargo que compaginaba con su labor profesional en la empresa conservera La Molinera, por aquellos años, líder indiscutible en su sector. Le perdí la pista, hasta que, en 2008, me reencontré con él en el Ayuntamiento molinense, formando parte del engranaje del Partido Popular. Conocerle, sin duda, ha sido una de las cosas más relevantes de mi vida, me admiré de su capacidad de trabajo, tan resolutivo y capacitado en cuantos asuntos se presentaban, pero muy especialmente por dos cosas: su gran generosidad hacia todo el mundo, sin distinciones, y su inmenso amor por Beatriz y Daniel, en los que centraba todo su quehacer cotidiano. Cuando terminó su periplo político en 2015, lo fiché para Cáritas, donde ha multiplicado con creces la ayuda a los más necesitados, resolviendo innumerables casos de familias afectadas por las hipotecas, evitando los desahucios, así como otras situaciones en las que ha dejado su sello personal.

El destino no ha podido ser más injusto y cruel con estas dos familias tan queridas en Molina: Cayetano, Consuelo, Ramón, Isabel, Ana, todos lloramos a Bea, Molina está impregnada de un inconsolable dolor, y el respaldo unánime que habéis tenido sobrepasa todo lo imaginable. El párroco José León, Jero Hernández, Luis Gomariz y los demás sacerdotes plasmaron en las homilías de sus misas el inmenso vacío que nos queda, pero el consuelo de la vida eterna que siempre tenemos los cristianos, si el Cielo existe, ésa es nuestra última esperanza.

La jovial, omnipresente y querida Bea, víctima de una mano traidora y asesina, está allí, sin duda, junto a mi hijo Sergio, fallecido hace quince años en un accidente de tráfico.
Tu hijo Dani queda en muy buenas manos, no te preocupes, es el niño adorado y protegido por todos.

3 Comentarios

  • Maribel 14/06/2017 at 23:55

    Muchas gracias Jesús x estas palabras, agradezco q pongas en conocimiento de todo el mundo la bondad, generosidad, y simpatía de ésta familia …q es la mía.
    Nadie merece un golpe así, pero considero q ellos menos aún.
    Muy difícil de asimilar…imposible de olvidar…
    Descansa en paz preciosa…aquí nadie te olvidaremos y a tu niño…lo cuidaremos como nuestro. Te quiero.

  • Encarny 15/06/2017 at 14:40

    Yo ko se que decir…la verdad que me quedo sin palabras para hablar de ella..y sin embargo tendría tantas que decir…Sólo decirte que has dejado un vacío muy grande en la gente que tuvimos la suerte de conocer ,que siempre te tendré presente ,que todavía estoy poniéndote velas blancas para que no te quedes a oscuras en tu viaje, aunque con la luz que tu desprendes no te harán falta. .pero por si acaso jijiji. Mandarte un besico grande y espero que haya vida después de la muerte para volver a verte. Descansa en paz cosa guapa

  • Maria Arnaldos 16/06/2017 at 18:10

    Maria y. Manolo estamos muy afeztados por esta muerte ya que somos padres y como tal savemos lo que estan pasando estos padres. Conociendo ha. Consuelo y. Cayetano que son escelentes personas y ha. Dani que es un niño. Como tu viem dices.muy querido siempre esta en mi pesamiento. Bea descansa en paz y mandales fuerza ha tus padres ha llevar tu perdida.

Deja tu mensaje de recuerdo

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *