Ana Mari Funes Serrano

30/09/2017

Adiós a una mujer ejemplar y una catequista admirable

Por Fulgencio Sánchez Riquelme / Cronista oficial de Alcantarilla

Días pasados falleció en Alcantarilla Ana María Funes Serrano Había nacido en nuestra villa en 1941, era hija de Domingo Funes Banegas y Rosa Serrano Pérez de Tudela, y era la tercera de cuatro hermanos: Matilde, Enrique, Ana María y Francisco.

Fue al Colegio de las HH Salesianas del Sagrado Corazón de Jesús, donde fue alumna de Madre Monse, que llegaría a ser Madre General de la Congregación, teniendo su sede en nuestro pueblo, y también realizó la carrera de piano. Hizo el curso de administrativo y posteriormente pasó al Ayuntamiento de Alcantarilla como funcionaria interina. Gran ama de casa y sobre todo a las tareas del hogar, ayudó a su madre hasta que la misma fallece muy anciana, a la que siempre cuidaría con exquisito celo, ya que al fallecer su padre joven y contraer matrimonio sus tres hermanos, sería el sostén de la casa familiar.

Ana Mari, como se le conocía cariñosamente, fue una mujer profundamente religiosa y desde joven colaboró con la parroquia de San Pedro, siendo secretaria de la Hermandad de las Hijas de María (Inmaculada Concepción). Hasta que la misma desaparece en 1961, con el lamentable derribo del templo parroquial, como le sucedería a otras muchas asociaciones religiosas en el mentado año. Tuvo una especial devoción a la Virgen del Primer Dolor (Dolorosa), a cuya Junta Directiva perteneció y gracias a ella y al que esto escribe, felizmente en 1994 se realiza en la llamada Capilla de la Aurora, salvada milagrosamente del derribo del templo y en su emplazamiento desde tiempo inmemorial; la Capilla del Calvario, según el proyecto del escultor Antonio Labaña Serrano, y donde se situó a la Virgen del Primer Dolor, San Juan Evangelista y en el centro de forma simbólica una Cruz.

Fue, igualmente, tesorera de la Junta de Hermandades Pasionarias. Casi toda su vida perteneció al grupo de señoras catequistas de la parroquia, pasando por sus manos niños/as que hoy son hombres y mujeres muy bien formados. Además, perteneció a varias hermandades y cofradías de Alcantarilla, por citar solo algunas: Virgen de la Salud, Beato Andrés, Virgen del Rosario, Archicofradía de la Virgen del Perpetuo Socorro, encargándose, entre otras cosas, de percibir las cuotas de los hermanos/as, etc.
Descanse en paz tan gran alcantarillera, excelente amiga y mejor persona.

Sin comentarios

Deja tu mensaje de recuerdo

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *