Rafael Marín

07/01/2018

Un hombre hecho "por Murcia y para Murcia"

Por Andrés Nieto Salinas

Querido Rafa:

Es muy doloroso para mí escribir estas líneas para decirte adiós. Te has ido muy pronto, demasiado pronto, pero quiero recordarte como eras, ilusionado por la vida, y sobre todo una maravillosa persona.

En lo profesional, has dejado una profunda huella allí por donde has pasado. En tu Instituto de Alcantarilla, en tus años en la Consejería de Educación, y estos últimos años, como no, en el Instituto Alfonso X el Sabio.

Desde tu puesto de director, sé las ganas que tenías por ver ‘el nuevo’ Alfonso, siempre luchando para conseguir un lugar de trabajo mejor, porque se reconociera el prestigio de nuestra institución, nunca teniendo un no por respuesta, tratando de mejorar día a día y con innumerables desvelos por tus compañeros, por tus alumnos, en representación de todos nosotros, dándolo todo «por Murcia y para Murcia» como dice nuestro escudo.

Y qué voy a decir en lo personal: tímido en apariencia, de cuerpo menudo, pero con un corazón que no te cabía en él. Siempre dispuesto a echar una mano, a colaborar en lo que necesitáramos…
A cuántos alumnos y sus familias has acompañado aunque fuera festivo a participar en concursos, olimpiadas científicas, etc., y luego por supuesto a recoger los premios que ganaban. Recuerdo cuando te pedí el favor de que acompañaras a los alumnos al viaje de Estudios a Praga y Berlín porque yo no podía ante el nacimiento de mis hijos, y allá te fuiste, a trabajar veinticuatro horas al día, pero también a disfrutar, porque lo que mejor recuerdo de ti era tu alegría por vivir, luchando como un campeón hasta el final.

Cuando fui a despedirme de ti al hospital hace un par de días, ya muy malito, todavía te reías cuando te dije el color del que había pintado tu despacho.
Así que, allá donde estés, cuando puedas, te asomas y verás tu Instituto terminado, y a tus compañeros y tus alumnos y todos los que te conocían y querían mirando hacia arriba, a ver tu sonrisa.

Sin comentarios

Deja tu mensaje de recuerdo

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *