Anna: Tormenta en la Cabaña

Corrían los primeros días del mes de diciembre, Leniad cumplía la edad de 17 años, era todo un mozo con aquel vigor, virilidad y deseos desenfrenados de sexo, que caracteriza a un chico de esta edad, con  cuerpo atlético de tez morena, ojos cafés color miel, se convertía en todo un galán apuesto pero hasta ahí no más.. Era todo un cachorrito tímido incapaz de llevar a la cama a alguna chica por su propia iniciativa.
Por aquella época vivía en un pueblito muy rural de la zona Norte de Costa Rica, El papá de Leniad tenía una pequeña granja en la que  había construido una humilde cabaña;  en la granja se desempeñaban  labores agrícolas y  crianza de animales domésticos y así vivía la familia muy placenteramente sin el estrés de la ciudad, en una tierra bendecida por la madre naturaleza que ofrecía un paisaje exuberante, rodeado de exóticos bosques, ríos, volcanes y por supuesto con muchas mujeres con dotes o atributos para nada despreciables.

El vecino más cercano a la cabaña estaba a doscientos metros y el pueblo a unos tres o cuatro Kms, es decir vivia en completa tranquilidad en contacto con la naturaleza y animales de la pequeña granja. La casa más cercana era de una pareja que no hacía más de cuatro meses habían llegado. El padre de Leniad se había ido a otro lugar a ganar unos cuantos pesos para invertirlos en la granja. Su madre y hermanito menor se  irían por quince días a visitarlo. Decía Leniad _ “Yo a pesar de estar en vacaciones preferí quedarme en casa, cuidando de la granja y además disfruto estar solo. Así podría fantasear y  jugar ricamente  con mi palo sin reprimir todo lo que sentía, inventando fantasías  sexuales que corrían por mi mente y hacían que mi pene se pusiera erecto de tal manera que las venas que recorren  mi verga  querían explotar de la excitación provocadas por aquellas historias fantásticas que mi mente maquinaba”.
Leniad  siempre fue un chico muy conservador y tranquilo a esa edad aún  no había tenido sexo, pues se dedicaba a sus estudios, al trabajo de campo y en realidad era bastante tímido y nervioso como para convencer a una chica y hacer realidad  todo lo que pasaba por su morbosa  y perturbada mente además, las chicas de su edad preferían a hombres mayores. Una de las cosas que siempre hacia para excitarse; lograr una mayor satisfacción y abundante  eyaculación era imaginando que tenía sexo con la vecina la de la granja más cercana, una mujer de alrededor de 28 años, morena, con un cuerpo rellenito, con caderas muy pronunciadas, con unas buenas nalgas y unas tetas y  pezones paraditos que el mismo Leniad  ya había samueleado en más de una ocasión; pues siempre vestía con ropa ligera y provocativa. Todos estos atributos daban forma a  un bosquejo de mujer perfecta para que el poder de la mente de aquel muchacho  hiciera disfrutarla una y otra vez regándose a mares, con estimulaciones manuales.
_Anna la vecina, era muy cariñosa conmigo, siempre entrecruzaba algunas palabras  cuando Anna llegaba a conversar con su madre y por supuesto Leniad no perdía la oportunidad para por lo menos hablar y mirar los atributos de   aquella bella y dulce mujer_.
“Era el segundo día de estar solo en mi casa, me encontraba yo como a las 6 de la tarde viendo una serie bastante hot, y por supuesto me disponía en pocos minutos a disfrutar de una buena masturbadita muy común para un chico de mi edad; pues la serie ofrecía  una escena bastante ardiente, y mi pene se encontraba muy erecto. Escuche a Bobi ladrar por un rato  y de repente… _ huupeé_ tocan a la puerta, me levanto, me acomodo mi inquieto pene que a pesar de que intente meterlo bien en mi bóxer siempre se notaba la erección, Salí y sorpresa.
-Hola Leniad!!!  _Como estas?_  (pregunto Ana)
_Bien y tu_ ¿ ( le contestó tímidamente)
Ella disimuladamente noto su  erecto pene y sonrió… pareciendo no tomarle mayor importancia continuo diciendo…
_ Leniad ¿puedo ver la Tv contigo? Es que la antena de mi tv se ha averiado, y como sabes llueve mucho para repararla ahora. De paso te venía a dejar unas galletas que prepare.
La hermosa mujer continúo diciéndole.
_ Mi esposo entro en el turno de la tarde a su trabajo  y regresa por la mañana…  me sentí un poco aburrida sin poder ver la tv y pensé venir a ver la tv y de paso a traerte estas galletitas_.
•    Claro le dijo Leniad tímidamente  _ pase Anna!!! _ siéntese acá_  y de paso le conseguío una toalla para que se secara, pues había una gran tormenta.
Anna se quitó la chaqueta que traía puesta para evitar el frio y la lluvia dejando ver su provocativo atuendo, una minifalda ajustada a su avispado culo y sus hermosas piernas y una blusa muy escotada y sin brasier que dejaba entrever sus bellas bubíes con sus pezones que  por el frio que hacia se repintaban en su blanda blusa blanca.
Muy nervioso con voz entrecortada y un poco avergonzado pues no le quedo tiempo de quitar la serie que su mejor amigo de colegio  le había quemado en un DVD;  y la que  disfrutaba y usaba para encender los ánimos y lograr eyaculaciones muy placenteras.
Sonrojado dijo _estaba viendo una serie que uno de mis extrovertidos amigos me consiguió, apenas comenzaba a verla (asevero).
_ Mmmm de veras_  dijo Anna mirando fijamente la tv con sus relucientes ojos negros.
_Se levantó y se disponía a quitar la serie, cuando ella dijo _ no la cambies veamos se mira bastante interesante_
_ Está bien Anna como quieras_.
_ Entonces estas sola hoy? No te fuiste donde tus papas? No te da miedo quedarte sola en casa?
_ Preferí quedarme en casa Leniad y si me da mucho miedo dormir solita_
_ Mmm llueve mucho cierto!!!_
_Si mucho es una linda tarde noche para estar en casa pero no sola_ afirmó Anna.
Leniad: _Quieres  chocolate con las galletas que preparaste?_   Claro dijo Anna _ por supuesto que sí_.
Anna se levantó y se agacho para ponerle pause al reproductor de DVD y apagar la tv mientras se iban a la cocina a preparar el chocolate. Leniad  permanecía inmóvil, sentado en el sofá observando fijamente el hermoso, hermoso culo y aquellas suaves piernas de su vecinita.
Vamos  le dijo _que tal si entre los dos preparamos el chocolate, _Bien!!!_ dijo ella.
Mientras esperában se calentase el agua para chocolate y cerca del fogón Anna dijo, _ no te da miedo estar solo acá muchos días?_  No le dijo para nada, _ Ayyy Leniad yo no sé si podre dormir sola en mi casa, como te dije antes Chello viene hasta mañana_
_Mmm_  si pero tú sabes que aquí estoy yo nada más me gritas y voy corriendo cualquier cosa_.
_Si Gracias lindo_  le dijo tiernamente, tocando delicadamente sus mejillas.
Luego pregunto _Tienes novia en el cole?_  Respondió  _No solo admiradoras.  _ No te creo eres muy guapo, esos ojos color miel atraen a cualquier chiquilla_  dijo sonriendo.
_Si ya vez pero no, No tengo novia._
Tan pronto estuvo el chocolate volvimos a la sala y continuamos viendo la ardiente serie que ahora si transitaba por un minuto muy comprometedor, una pareja se daba de besos apasionados mientras se toqueteaban toditos se desnudaron  y por supuesto consumaron el acto con un placentero orgasmo. Mientras eso pasaba yo ( Leniad) muy tímido y sonrojado le miraba. De vez en cuando entrecruzábamos miradas, deseaba caerle encima y hacerle el amor como un león en celo, pero mi timidez y respeto me imposibilitaba tal acción. Note disimuladamente que sus pezones  comenzaron a sobresalir más por su blusa y esta vez no era por el frío pues ya habíamos tomado chocolate y compartíamos muy cerca en el mismo sofá de una colcha de algodón que le ofrecí para calmar el frio que entraba por nuestros pies.
Después de un prolongado silencio observando tal escena, de repente Anna irrumpió el silencio y  dijo _Que rico que lo hacen  verdad?_
_Siii_  respondío tímidamente…
_No te provoca  nada?_ pregunto Anna.
_Por su puesto que si_ le contestó.  Sin disimular Anna dirigió su mirada hacia su pene y vio que estaba estirando la colcha , pues se encontraba bien paradito…

“Seguíamos observando la tv cunado se hizo escuchar un  sorprendente sonido de un trueno estremeció la casa y en un abrir y cerrar  de ojos muy asustada estaba Anna en mis regazos. Mi pene muy duro se dio el lujo de tocar por vez primera aquel hermoso culo que lo aplastaba”.
_Mmm que rico que lo tienes_  me dijo. Empezó a frotar su trasero en mi pene, al tiempo que me tomo de la cabeza con sus manos  y me dio un beso muy apasionado.  _ ¿Te molesta?_  me preguntó después de aquel ardiente beso. _ No_ respondí atentamente _para nada, puedes repetirlo cuantas veces quieras_   _ Mmmm  gracias lindo, creí que no te gustaría, disculpa el abuso_   Volvió a besarme muy ardientemente al tiempo que usaba su lengüita para envolver la mía y apretarme duramente con sus brazos a lo cual respondí haciendo lo mismo. De pronto otro estruendo.  Anna me abrazo fuertemente y me dice _No tengas pena toca lo que quieras_, Leniad muy friamente tenia temor de hacerlo, entonces ella tomo su mano y le dijo, _Ven toca esto  guapo_  llevo su mano sobre sus tetas al tiempo que la frotaba sobre ellas, luego Leniad se animó y seguía toque que toque aquellos deliciosos pezones. Comenzó a  notar que Anna disfrutaba mucho aquello, estaba  exitada.  _Quítame el brasier_  dijo se lo quitó y Guao aquellas bubíes que tanto había imaginado en sus fantasías, ahora  las tenía  frete a su cara y lo mejor podía tocarlas y sentirlas, podía hacerle lo que se le antojase, disfrutó aquel momento, le dio una deliciosa mamada, mientras ella seguía excitándose, frotando su vagina sobre su pene mientras  acariciaba su cabello.
Anna empezó a jadear como una perrita  en celo  y de pronto se tiro del sofá como una loba en celo  y esperen!!! “Adivinen lo que hizo, me bajo el short y luego el bóxer, me agarro la verga y empezó a chuparla de una manera inolvidable, aquella mujer me dio una de las mamadas más placenteras que puedan imaginar, sus frondosos labios, su redondeada y chiquita boca a junto con su lengüita se conjugaban perfectamente para darle una excelente mamadita a mi duro y largo palo. Mientras tanto yo e acariciaba el pelo y con la otra mano podía alcanzar sus hermosas tetas las cuales toque suavemente y luego alcance su clítoris el cual empecé a estimular con las yemas de mis dedos los cuales sacaba y metía en mi boca para humectar y sentir aquel excitante olor a vagina”.
_Te gusta le preguntó el joven  tímidamente_ _ por supuesto lindo, me estas calentando mucho lindo_ dijo  Anna muy sensualmente.
_ Y a ti te gusta como lo hace mi boquita?
_ le contestó _me encanta nena_.
_Sabes que Leniad, me exitas mucho mucho lindo_ y luego “Siguió mamandome la verga, estaba a punto de regarme, pues mi vecinita se llevaba un diez de mi parte en las mamadas;  pero me contuve porque sabía que había que satisfacer aquel monumento de mujer que se encontraba ardiente, me levante del sofá y le metí mi mano bajo la minifalda, le acaricie su vagina sobre su tanga y luego le acaricie el clítoris. Ellas decía. _ mmmm que rico papi, sigue sigue baby_  le arrebate la tanga y ya no como un cachorro temerosos si no como un valiente león en celo le subí la minifalda y la tire sobre el sofá, empecé a besar apasionadamente sus ricos labios, luego fui bajando lentamente, le bese sus orejitas, le chupe su ombliguito y mientras hacía eso la chica se revoloteaba de un lado para otro como una serpiente, mientras ella  con su mano me frotaba mi duro palo.
Seguí besuqueando todo su sensual cuerpo hasta llegar a su clítoris donde me entretuve un rato con mi lenguita, mientras aquella mujer gemía y gemía, diciendo  ricoooo papi mmmm ricooo ,lo cual calaba hondo en mi mente fantasiosa la  cual me producía sensaciones de deseo, placer y ganas de introducirle todo mi leño como nunca antes había deseado hacerlo”.
De pronto otro rayo se escuchó muy cerca y la lluvia seguía cayendo a cantaros, el fluido eléctrico abandonó, quedado a oscuras aun así con la luz que emanaba de los relámpagos que muy a menudo se ceñían sobre aquel cielo oscuro, era suficiente para ver la silueta de aquel escultural cuerpo de la chica de sus fantasías, la cual ahora poseía y hacia realidad una de las fantasías más gratificantes de sus diesisiete primaveras…
“Con aquella luz natural seguimos nuestra aventura sexual…  Anna jadeando ya muy muy excitada me tiro sobre el sofá que se convirtió en nuestro lecho de amor aquella noche;  se abalanzó encima mío y  bingo!!! agarró mi vergota erecta y la fue introduciendo lentamente en su jugosa  vagina, la cual ofrecía un exquisita cavidad para acaparar mi palo lleno de venas y dispuesto a estallar en cualquier momento, respiraba profundo, luche mentalmente con mis más ínfimos  deseos y logre contener mi explosión mientras mi pene era deslizado por su mano hasta lo más profundo de   aquellas jugosa impresionante vagina que apenas comenzaba explorar. Cuando mi verga estaba todita en aquel cochito peloncito, la mujer gemía de placer esta vez, con más intensidad de cuando le acariciaba el clítoris con mis dedos y labios. Anna pegaba unas sacudidas  y hacia unos requiebres de cintura que atrapaban y hacían sentir múltiples sensaciones a  mi cautivo pene dentro su exquisita cavidad vaginal. Una y otra vez la mujer introducía mi pene sobre su vagina, empezó suavemente  a hacerlo subía y bajaba, hasta meter casi todos mis testículos en su cochito mojadito mientras yo observaba sus tetas muy rígidas que se lucían sobre mi cara, los que no perdí segundo para tomarlos y acariciarlos hasta el cansancio. Luego fue subiendo la intensidad y _Oooooh_ que sensación más placentera, de verdad esta mujer cogía muy rico, era una diosa, era mucho mejor que en mis fantasías  y sueños mojados, los cuales sin dudad no lo niego disfrute mucho, pero esto era aun mucho mejor!!!. De pronto _ mmmmm ahhh ayyy ahhhh papiiii ricooooo ricooo, los dos empezamos a galopar como caballos, éramos ahora un solo cuerpo,  mi pene al entrar en la cavidad de su vagina producía un sonido de flato que aumentaba conforme se galopaba con más intensidad, su panocha estaba mojado hasta la saciedad, mi vecinita comenzó a agarrarse de pelo a suspirar muy profundo y seguiaaa seguía  gimiendo ahora con mucha más fuerza, gritaba, ricoooooo, mmmm ahhhh ahhh (no importaba, nadie se daría cuenta la fuerte tormenta no dejaría acercarse a nadie ni escuchar nada, menos a esas horas de la tarde, nadie rondaba por aquella vieja cabaña) Mi caliente  y bella vecina estaba cerca del orgasmo!!! Y por supuesto que si aquella escena ya iba por los 20 minutos imagínense que clase de iniciación mas soñada para un cachorro de mi edad, era una verdadera delicia de cogida la que nos estábamos propinando”.
La lluvia y el viento empezaron a azotar  con mucha más intensidad la vieja cabaña  y de la misma manera Anna galopaba más rápido  y fuerte sobre Leniad. Anna gimió muy fuerte empezó a sudar frio y exlcamooo un profundo jadeo _ ahhh ahhhhh ahhh mmmmmmm ricooooooooooo papitoooooooooooooo_  Anna se movía como las olas del maral tiempo que Leniad subía a su  ola por supuesto, Anna pegaba unos sacudones y se tiraba hacia atrás hacia adelante. “ Los dos nos venimos ,mi pene  estalló como un volcán, sentí como  a bocanadas salía semen de mi  pene sobre la deliciosa y jugosa panochita de  la sexi Anna de mis fantasías. Anna se tiro sobre mi aun con mi pene dentro de su panochita toda repletita de lechita, quedo exhausta por un momento, la acaricie con mis manos, seguí frotando sus pezones y agarrando como un pulpo aquellas hermosas nalgas que estrechaba duramente contra mi pene que seguía expulsando semen, mientras ella seguía jadeando, nos besamos mientras nos acariciábamos nuestros cuerpos, los fluidos vaginales revueltos con mi semen  provocaron toda una inundación sobre aquel viejo sofá de papa.

Al final del acto ya iniciado en el sexo Leniad se  sentía mucho más seguro, ya con más confianza,  no necesitaba que Anna le dijera donde tocar seguía tocando como un pulpo por doquier aquella rica mujer, a lo que ella no basilaba en decir _ papi me vas a gastar!!!! Je je je sonreía la caliente vecina. _ me podes tocar lo que quieras y cuando quieras papito ahora soy toda tuya!!!
_ Me has hecho sentir algo muy rico, muy placentero Lenniad_ De verdad fue especial_
_ Igual tu Anna eres maravillosa en la cama, lo haría toda la noche contigooo ehhh_ Espero se vuelva a repetir_.
_¿Puedo quedarme en tu casa?  Llueve mucho y está rayando demasiado_
_ Si guapa te puedes quedar_._ Estamos seguros aquí_

Entre besos y caricias permanecimos acostados sobre aquel viejo sofá por un largo rato, terminamos de ver la serie hot que mi amigo me había facilitado, fue una noche de tormenta idónea  para hacer el sexo, fue toda una velada de sexo,  mi vecina Anna y yo tuvimos repetidos orgasmos, la pasamos muy bien en aquella vieja cabaña.

Autor: Jems de Veuxmont

Comparte:
  • Print
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • BarraPunto
  • Bitacoras.com
  • Google Buzz
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • NewsVine
  • PDF
  • Technorati
  • Tumblr



4 Responses to Anna: Tormenta en la Cabaña

  1. jose says:

    Uff! super exitante me encantaria tener mi leño dentro d una vagina, soy primerizo asi k alguien k m quiera hacer el favor, n se arrepentiran

  2. jaz says:

    muy rico tu experiencia… si quieres te dejo mi correo paraa lo q gustes y ser amigos.. y me sigas contando q paso con esa hermosa mujer….aurexmar_2012@hotmail.com

  3. JAIME says:

    ESTE RELATO ME HACE RECORDAR CUANDO LO HICE POR PRIMERA VEZ CON MI CUÑADITA DE 16 AÑOS PARA ESE ENTONCES NO HAY NADA MAS RICO QUE METER EL GUEVO EN UNA CUCA QUE SEA JUGOSA Y DE AMPLIAS CADERAS UUFF ME HACE ACABAR CASI DE INMEDIATO VER A UNA MUJER ARRUGANDO LAS SABANAS CUANDO LA PENETRO CON FUERZA, BUEN RELATO.

  4. carlos says:

    UUUFff que vecina tan caliente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Back to Top ↑