Mi primera vez

Ese hombre mayor de quien me enamoré, se propuso hacer de mi primera vez, una experiencia inolvidable, que mi pequeño y tierno corazón atesoraría durante el resto de mi vida. Y lo logró. Hoy puedo decir, sin duda, que lo logró.
Me acuerdo de ese día. Mientras viva, lo voy a recordar. Era soleado y caluroso, aunque la habitación estaba fresca y en penumbras. Cuando él sintió que había llegado la hora de desflorarme, no me lo dijo con palabras. Él no necesita hacer eso. Se desvistió por completo. Quedó desnudo frente a mí.
Aunque todo lo que ocurrió lo viví como un sueño, recuerdo que después se me acercó despacio y me despojó de toda la ropa, hasta dejarme desnuda parada frente a él. A medida que iba sacándome de todas las prendas, mi corazón latía emocionado y acelerado. Casi podía escucharlo.
Estaba ahí, parada al lado de la cama, desnuda, y él me miraba con esos ojos serenos y mansos que tiene. Entonces me abrazó rodeándome el talle y sentí su proximidad, el aire tibio de su respiración en mi oído. Se pegó más a mí y sentí su erección en mi vientre. Me tomó una mano y la guió hasta su pija, caliente y mojada. Entonces la respiración se transformó en una catarata de besos: en las mejillas, en las orejas (esos me ponen loca desde el primer día), y en el cuello. Esa catarata empezó a descender por mis hombros, mis brazos y mis tetitas de nena. Su boca se quedó ahí, sumando la sensación del aliento a la de la humedad de su lengua.
Ya no pude dejar las manos quietas. Necesitaba agarrarlo, tocarlo, acariciarlo, jugar con esa erección que era la que me iba a desvirgar. Al mismo tiempo quería acariciar esa piel que tiene y como sólo tengo dos manos, me conformé con oler su perfume, besarle el cabello fino y plateado y bajar la piel de su pija para acariciarla suavecito, como me había enseñado.
Estaba muy mojado y su humedad permaneció en la palma de mi mano como un hilito que nos unía y nos impedía separarnos.
Me recostó con suavidad sobre las sábanas blancas y se quedó mirándome con una mezcla de deseo y admiración. Le brillaban los ojos. Lo miré asustada por lo que podría suceder a continuación, pero cuando deslizó una de sus manos sobre mi vientre mientras con la otra acariciaba un muslo, sentí que el miedo se diluía. Me estaba tranquilizando con caricias. Caricias lentas y suaves. Aunque la pancita no me temblaba de miedo, sentía mariposas adentro y ahora me latía de pura  excitación. Él lo sabía, por eso deslizó sus dedos en mi conchita empapada y me abrió los labios hasta encontrar el clítoris.
No era la primera vez que me hacía eso. Se había tomado muchos días para ayudarme a perder el miedo, enseñándome cómo sentir. Ese hombre me enseñó a sentir poco a poco y con mucha paciencia. Quizás porque sintió mi respiración más sosegada, se acomodó de rodillas en la cama y con delicadeza, separó mis piernas y contempló mi sexo, hasta entonces mi tesoro. El que iba a regalarle. Sus palabras tiernas ayudaron a que me relajara otro poco. Entonces se inclinó, hundió su cara entre mis muslos, me los sujetó pasando sus manos por debajo, y empezó a besarme la conchita. No sé cuánto estuvo besando, lamiendo, hundiendo su lengua en mi vulva,
perdí la noción del tiempo. Lo único que yo quería es que siguiera allí, con esa caricia que iba despertando mi sensualidad, preparando mi cuerpo para lo que iba a sobrevenir.
Él advirtió cómo latía mi vientre y cómo me temblaban los muslos. Yo era incapaz de darme cuenta de nada que no fuera seguir disfrutando de esa boca experta, hábil, que sabía encontrar el lugar indicado para hacerme estremecer.
Cuando creyó que yo estaba preparada y lubricada – ¿Lubricada? ¡Estaba empapada!–, se incorporó y con su cara húmeda oliendo a mi sexo, volvió a besarme en la boca. Fue la primera vez que experimenté cuánta voluptuosidad despierta besar a un hombre que tiene en la boca el gusto y el olor del sexo de una misma.
No volví a cerrar las piernas. Se arrodilló frente a mí, deslizó sus dedos sobre mi plumón –le encanta jugar con el vello de mi pubis–, y me regaló la sonrisa más dulce y al mismo tiempo sensual que pude imaginar en un hombre.
A continuación se acercó, instaló su cuerpo entre mis piernas, apoyó esa ciruela morada, henchida y húmeda que era la cabeza de su pija entre los labios de mi conchita virgen y empezó a entrar en mí.
Despacito lo hizo.
Me penetró.
¿Si me dolió? Un poco. Apenas. Él se dio cuenta que me había puesto tensa y me besó en los labios y me dijo:
–Tranquila, mi cielo, mi chiquita linda… ya está… ya no va a doler más…
El buen trato, la delicadeza, el cuidado, las caricias y en especial sus palabras tranquilizadoras, hicieron que me distendiera. Para quien no lo sepa, el amor hace olvidar el dolor y él usó todo su amor para el momento de mi pase de niña a mujer. De manera que cuando me di cuenta, estaba todo dentro de mí y mi himen pasó a ser un recuerdo.
Entonces empecé a sentir, por primera vez, ese maravilloso calorcito en mi interior. El mío y el de él. Confieso que en algún momento pensé que estábamos cogiendo y él no se había puesto un profiláctico. Como si me hubiera adivinado, me dijo que no temiera, que me iba a cuidar, que no iba a pasar nada. Cumplió.
Después de un tiempo que para mí fue como estar sentada en una nube, paseando por el cielo, de pronto salió de mi cuerpo, me tomó una mano y volvió a guiarla a su sexo. Así, con mis dos manitos, como ya me había enseñado en las anteriores sesiones de sexo que habíamos tenido (tener sexo no tiene que ver, por fuerza, con penetración, me había explicado), lo hice acabar sobre mi pancita. Me alucinó ver cómo brotaba la leche y caía sobre mi piel. Desde ese día, me calienta mucho eso, y a veces lo hace porque sabe que me gusta y me excita.
No sé si ese primer día tuve un orgasmo. Creo que no, a la luz de los que me enseñó a tener y que puedo experimentar ahora, después de más de un año de relación. Lo que sí puedo decir es que disfruté, y disfruté mucho.
No tengo palabras para agradecerle el valioso regalo que me hizo.
En la sábana inmaculada, había quedado la huella de mi desfloración: una mancha color carmesí. Cuando la miré, me dio impresión y él debió darse cuenta por mi expresión en mi cara, porque volvió a acariciarme  con suavidad, sin dejar de besarme y decirme qué hermosa era y cuánto significaba para él haberme desvirgado.
–Ya vengo, Frutillita –me dijo–. No te vayas a escapar, ¿eh?
Con esas tiernas palabras, consiguió que volviera a relajarme y me hizo reír. ¿Escaparme? ¿Para qué iba a querer escaparme? Lo único que quería era seguir ahí, con él, días enteros.
Fue hasta el baño, y volvió con una toallita húmeda y fresca y me limpió la conchita con la ternura y el cuidado con el que se limpia a un bebé. Luego se tendió a mi lado, y siguió mimándome y cubriéndome de besos.
Ese día me enamoré de unos besos y unas caricias practicadas durante años y años. Me enamoré de su experiencia. De la dulzura de sus palabras y de su forma de ser.
Por lo que acabo de relatar, es que terminé de enamorarme de un hombre mayor que bien podía haber sido mi padre, pero que no lo es.
Por eso me enamoré del Profesor.

Autor: Lolita | Foto

Comparte:
  • Print
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • BarraPunto
  • Bitacoras.com
  • Google Buzz
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • NewsVine
  • PDF
  • Technorati
  • Tumblr

Tags: , ,



49 Responses to Mi primera vez

  1. Julieta says:

    espectacular… me encantó !

  2. yayii says:

    jolin k pasada mola jeje pero ..un profe en serio?? cuantos años tienes?

  3. ana reyna says:

    osea deberas ue eres una puta con ganas osea como entregarte con tu propio profesor en cuerpo y alma y que te vea todo
    pendeja
    jajajaja idiota
    ya te arrepentiras
    estupida

    • ana reyna says:

      osea deberas que eres una puta con ganas osea como entregarte con tu propio profesor en cuerpo y alma y que te vea todo
      pendeja
      jajajaja idiota
      ya te arrepentiras
      estupida

      • FullMetall says:

        pff’ a ella le gusto pz dejala no?’
        ella lo hizo talvez x amor o yo qe se no qe la mayoria lo hace x calentura y no creo qe tu seas la excepcion querida jajaja
        si no kieres que las demas personas te hablen cn grocerias puta aprende a respetar pendeja, simplemente cn como escribes se nota el tipo de persona que eres, que le gusta el chisme y todo jajaja cmprate una vida xfavor jajajja

  4. claudia says:

    q bonita historia me calento

  5. anonimaaa says:

    yo quisiera eso me re calento es hermosa tu historia, soi una chica pero no paso mi nombre

  6. nani says:

    que historia tam ermosa no inporta con yaya sido puede ser mi ermano pero si me trata de esa manera me anamor de el tienes mucha`suerteeee

  7. oscar says:

    esta interesante,la verdad me subio la temperatura tengo 19 años y nunca e tenido relaciones sexuales quiziera tener para saber

  8. Pamela says:

    muy linda historia, la verdad te envidio. Mi experiencia no fué tan especial como la tuya, me duele que la tenga que recordar para siempre.

  9. anonimaa says:

    mui buena tu historia y yo te felicito por q para el amor no ahi edad ni nada y menos cuando uno se enamora completamente como vos te felicito =)

  10. Yo says:

    esta muy bonita la historia

  11. anonimaa says:

    la primera vez es algo hermoso si se hace de verdad y con sentimientos. yo tenia 14 cuando fue mi primera vez y todabia sigo con mi pareja y cuando estamos acaranelados la solemos recordar. muuy linda tu historia. y creo que ana reyna es una tonta diciendo esas cosas y ofendiendo cada uno es como es y cada uno tiene sus tiempos no le hagas caso =)

  12. monita says:

    erda nena q historia tan presiosa y yo soy virgen y quisiera encontrarme con un profesor asi para q me enseño lo bueno de la vida!!!!!!!!!!11

    • juan jose says:

      hola monita soy profesor universitario me gustaria enseñarte lo hermoso del placer, experto en hacer disfrutas lindas nenitas como voz, me escribes si amor

  13. Sofy says:

    Me gusta yo tambien haria lo mismo con mi profesor de…..

  14. koraima mendoza says:

    hayyyyyyy k istoria tan bonita tan romantica jamas en mi vida abia escuchado una historia asi de bonita y romantica como latuya bb k caballero jejeje… vesos

  15. bbhemoza says:

    wow m encanta esta historia es divina

  16. anonimo.hola says:

    que dia tan caliente jajajajaja

  17. Anonima ;) says:

    Como mierda te pudiste desvirgar con tu profesor ?! QUE HORROR!!!
    Era un pervertido de los cojones…

  18. pepita says:

    es una historia preciosa, pero hacerlo con tu profesor es un poco raro, por muy bueno que este… yo no po¡uedo imaginarme con ninguno de mis profes, aunque uno este muy bueno.

  19. Hannah says:

    Yo contare una verdadera hitoria fue un dia yo estaba en mi cuarto cuando viene mmi novio nos comensamos a besas y el me empezo a tocar el culo y me empezo a bajar el pantalon yo le saque la remera y el a mi nos terminamos de sacar todo y comenzamos a besarnos el me tiro a la cama se puso un perservativo y me empezo a meter los dedos en la cola yo gritaba tanto q me qde sin aliento despues me metia y me sacaba su concha de mi cola yo esta en las nubes me lamia de arriba a abajo costado a costados rompimos la cama despues de eso nos vestimos y limpiamos mi cuarto en ese entonces yo tenia 12 y el 13 eramos muy chicos pero muy exitados ahora yo tengo 20 y el 21 desde ese dia no nos separamos q siempre q tenemos sexo nos grabamos y lo publicamos en internet

  20. sergiiiitho says:

    q linda historia… me calento un buen…y se m antojo un chava ..qien qiere??

    • yazz says:

      wow qu historia a mi tambien me calento muchisimo, que hasta se me antojo hacerlo pfff en verdad me excite muchisimo……………..:9

  21. AnoniMA says:

    pero nena con tu profesor se la iimagiinan arrugada GUIUH
    SI LIINDA PERO CON TU NOVIESIITO JOVEN GAS SINSERAMENTE QE JUVENTUD

  22. Anonima. says:

    ¿Qué querías? ¿Qué te subiera la nota?

  23. Yo says:

    Que suerte tienes. Todos mis profesores me dan asquito, y si me imagino haciéndolo con ellos me dan ganas de vomitar. Ah, una cosa…¿Que nota te puso, al final?

  24. GUILLERMO says:

    EXCELENTE, MUY BIEN NARRADO…

  25. serena says:

    excelente historia de amor porqe te entregaste por amor, y nadie tiene derecho a jusgar todo de vez en cuando hacemos algo asi . ami lado tengo a mi hombre perfecto el 50y 25 lo amo es increible como nos amanos y nos entregamos siempre.

  26. EEE says:

    LA MANERA EN QUE UNA MUJER LOGRA EXPLICAR TODO LO Q QEDO D ESE MOMENTO ES ADMIRABLE! Q QUIEREN UDS BOBOS? Q DIJA CM GALOPABA Y EL OTRO LA MEABA O COSAS ASI? Q COSA EL HOMBRE, MAS BOBO ES.
    Soy hombre eh. jehjeh.. suerte a todos.

  27. caelike says:

    muy linda historia 🙂

  28. Excelsis Mir says:

    Wau que historia tan candente, es lo maximo. Pues de esto puedo expresar que una chica es lo maximo.

  29. tetsuko says:

    hola soy una chica muy adicta al sexo.. quiero contactar con amigos peruanos o extranjero para que tener experiencia.. soy buena,trabajadora,muy sensible.. quiero.. amigos hot.. mi msn es tetsu1985_7@hotmail.com.. ese tambien es mi fb.. soy bien cuera.. no se arrepentiran

  30. Anonima says:

    Ke Hermosa Historia.. Lo unico Malo para mi eske fue con el profe pero Si fue especial para ti eso Es lo importante.. Me encantan tus detalles y como explicas todo con tanta ternura y sencillez.. No me keda mas ke decir ke me calente.. :O Bonita Historia 🙂

  31. tary says:

    Muy cautivador es un relato muy tierno, es dificil en palabvras explcarlo que una mujer siente en ese momento
    Y tu. Lo has sabido describir es sensual sin llegar a
    A la vulgaridad hermosa tu historia

  32. SEGUNDO MANZANO says:

    esta bien tu historia, una vez yo cogi a una cuñada y rerpmpi el culo con todo mi verga 35 centimetros y me dio gusto como gritaba era chevere quedo muerta con mi verga y satisfecha con todo lo que se habia comido dice que no podia cagar una semana,

  33. Anie says:

    Qe linda historia sta super la verdad…

  34. brad pitt says:

    jaja esta bueno pero … porq cn puto professor .,,., yo le rompi el himen a angelina,.,jjajja XD

  35. Sara says:

    ¡Hola! ¿Enserio?, ¿Un profesor?. ¿Cuantos años tiénes?, ¡eso ya es para toda la vida!. ¿Conchita?, já, dilo claramente es ****. Y haber, ¡que asco!. Tía, un profesor. ¿Tan desesperada estabas?, porque enserio.. Si no, esque ¡estás mal!.

  36. Alessandra- PERU says:

    muy linda historia, mas que calentura y todo eso, se muestran cosas que en realidad pasan, de todas las historia que he leido, esta a sido la mejor, son cosas que pasan en la vida misma, ademas en el amor nadie manda.
    Ahora se que cosas como estas, pueden pasar, me sucedio a mi, y desde mi punto de vista personal, cuando el amor entre los dos es mutuo el resto no importa. c:

  37. Lola says:

    ¡Hola! Me llamo Lola, y tengo 17 años. ¡Que valiente eres!, ¡enserio!. Porque algunas personas de aquí, te critícan pero da igual. ¿Sabes por qué?, porque te enamorastes y punto. Esa fué tu primera vez, y es irrepetible… Mirad la mía: Tenía 15 años, y ya todo el mundo de mí hasta ahora grupo lo había hecho. Cuando les decía que todavía era vírgen, se burlaban de mí. Y me decían; ¿Qué eres una monja?, ¿Te vas a quedar para vestir santos o qué? y etc. Veía que se reían de mí, en mí propia cara… Y eso, es horrible…. Conocí a un chico, que se llama Carlos. Es mí actual novio, es guapo, popular, me quiere mucho, me cuída, me protege y etc. ¡Me va perfectamente con él!, y lo quiero mucho también. Con el fué mí primera vez, y así es como pasó todo: Nos estábamos besando, en nuestro instituto. Y él me dijo al oído; ¿Sabes que te amo con todas mis fuerzas, no?. Y yo le dije; ¡Claro que sí tesoro mío, yo también te amo con todos mis fuerzas!. Y me dijo; Te amo, nunca lo olvides. Y yo; Y tú nunca olvides, que siempre voy a estar aquí con tigo. En todo lo que haga falta, te amo. Y entonces fué ahí donde el me dijo; Lola, lo he estado pensando y…. Quiero que seamos del todo, novios. Y yo: (no entendía porque me decía eso) y le dije; ¿Qué?. Y él me dijo; quiero que hagamos el amor, tú y yo cuanto antés. Y yo; (me quedé petrifícada), y le dije; Pero…., ¿Cuando?. Y él me dijo; esta misma tarde, en mi casa. Que no va a haber nadie, a las 5 y 30, ¿Ok?. Y yo le dije; está bien. En las últimas 3 clases que fatában para irme a mí casa, no puede dejar de pensar en eso… Estaba tan contenta, y por otra parte tan nerviosa… Porque yo hasta entonces no sabía, que él ya sabía que yo todavía ¡Era vírgen!. Los nervios, las dudas, la emociones y etc se acomularón en mí. Y le dije a la maestra: Maestra por favor puedo salir al cuarto de baño, esque me encuentro un poco mareada. (Y en parte era verdad, ¡tenía una cara cuando me miré al espejo!), ella me dijo; esta bien, vé, corre. Y yo me fuí, volví a clases y después a las tres horas tocó el timbre lo que significaba que ya se acercaba el momento. Cuando salí, él me estaba esperando (como todos los días). Y me dijo; por fin hoy, vas a ser mía y de nadie más. Te amo, Lola, te amo. Yo me quedé tan nerviosa, que le dijo; sí, sí, yo también adiós. Y me fuí corriendo…, él me llamó a mí móvil y me dijo que qué me pasaba. Yo le dije; oh, nada mi amor. Esque he salido corriendo porque me estoy probando, ropita nueva haber si te gusta. Y él me dijo; ¡Eso me encantara, amor!. Y le dije; adiós mí vida. Voy a comer que ya, se me va a hacer tarde. Y él me dijo; sí, yo también me voy a comer. Y los dos nos despedímos con ún; te quiero. Comí, me puse todo nuevo, y salí de mí casa. Mís padres me dijerón que donde íba, y yo les dije: E quedado. Y ellos me dijerón; vale, adiós. Llegue a su casa, nos fuímos para su habitación. Y, ¡sorpresa!. La había llenado toda de petalos de rosas, de flores, de velas, de dibujitos, de frases que ponían; te amo, te quiero, eres lo mejor que me ha pasado en mí vida, mí tesoro y etc.. Y en la cama, había puesto pétalos de rosas rojas en forma de corazón. Le besé inmediatamente, nadie me había tratado así nunca. Y cuando ya estábamos desnudos y él se acercó a mí, yo le dije: Espera un momento, soy vírgen. Y él me dijo; ya lo sé, por eso te admiro tanto. Y (con condón), me penetró. Y nos besámos, me dolió un poco. Pero solo apenas, casi nada. Y me estuvo besando, cuando terminámos como a las 2 horas o así. Nos vestímos, por si venían sus padres tocando o algo. Y nos quedamos en la cama, vestidos besandonos. Cuando ya era tarde habían llegado sus padres y su hermana, Carla de 8 años. (Él tiene 17 igual que yo, pero los cumple un mes mas antés que yo), nos despedímos, pero para sopresa nuestra. Había una manchita en sus sabanas blancas, y me dijo: Te amo. Su madre dijo que de qué eran y él dijo, no de nada. Qué ayer me corte, mamá. Y nos despedímos los dos, con un gran beso. Y su madre se lo creyó todo, fué y és uno de mís mallores tesoros y recuerdos que guardo en mí corazón a día de hoy. Nos queremos muchísimo y nos amámos con locura los dos, y nos encantámos.

  38. yesse says:

    sabes, es tu vida y no pongas atención a los comentarios negativos de l@s demas, para ti fue especial y eso es lo q importa…. te sientes bien con lo que paso?? eso es lo q mas importa…

  39. dario says:

    no es que tenga coraje contra la mujer pues yo vengo de una pero…. eso de andar cogiendo con los profes ESO ES UNA PUTERIA., Y LA QUE HOY ES MI DISQUE VIEJA NO ESTOY SEGURO PERO CREO QUE LE ANDUBO DANDO VUELO A SU PINCHE TORTA., BUENO ESO ME DIO A ENTENDER SU HNO.

  40. jose says:

    la vida se vive una vez, dejen a un lado el que dira, vivan, porque el mañana es incierto si es que lo hay

  41. anónima says:

    Disfruta y recuerda el momento tan grandioso que tubistes .Por cierto una experiencia muy linda y dulce la felicidad tuya es lo que importa sea profesor hermano primo amigo o lo q sea disfruta. Salu2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top ↑