Destacado
Home > Semana Santa Abarán > Pleitesía al Resucitado

Pleitesía al Resucitado

Diferentes municipios de la Región celebraron ayer la Resurreción sacando a las calles sus tronos

Un artículo de Corresponsales

Tras la cortesía que tuvo lugar en la esquina del Convento de Cieza, los santos se organizaron en la Procesión del Resucitado, en la que desfilaron más de 5.000 cofrades que repartieron caramelos a los más de 15.000 vecinos que se echaron a las calles del municipio de la Vega Alta. Culmina de esta forma una Semana Santa ‘redonda’ en todos los sentidos en Cieza. Por un lado, el buen clima ha hecho que no se suspendiera ni un solo desfile, y por otro ha propiciado que vecinos y visitantes hayan llenado calles, plazas y locales de restauración.

En Abarán, la tradicional suelta de palomas en la Plaza Vieja fue vivida por cientos de personas durante el acto de la ‘Reverencia’ entre la madre y el hijo resucitado. La procesión transcurrió por diferentes calles del casco antiguo abaranero y contó con miles de testigos a lo largo de la carrera.

La Virgen y el Resucitado se encontraron en Blanca en la Plaza 18 de julio. La procesión contó este año con la nueva imagen de Nuestra Madre y Reina de Gloria, Esperanza y Salud que para la hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno ha realizado el joven escultor blanqueño José María Molina.

Calasparra bajó el telón de su Semana de Pasión con la procesión del Resucitado, donde la música volvió a ser la gran protagonistas en los acompañamientos de las imágenes que completaron el cortejo, formado por El Resucitado, San Pedro, Ángel Alegórico, Santa Cruz, Santa María Magdalena, Santa María Salomé, Juan José Páez Álvarez, San Juan Evangelista y La Dolorosa, siendo todas las tallas del siglo pasado.

Mula se vestía de color y vida con la procesión del Resucitado. Un revolotear de campanas anunciaba la salida del Monasterio de la Encarnación. En el cortejo procesional el Ángel Triunfante, Ángeles en el Sepulcro, Jesús Resucitado, María Salomé y Nuestra Señora de los Ángeles descendían por inclinadas rampas que, con un movimiento de vaivén anunciaban la Resurrección de Cristo. A la misma hora, desde la parroquia de Santo Domingo partían las imágenes de María Magdalena y Santiago Apóstol.

Finalmente, el Corazón de Jesús abría la procesión en Albudeite, al que siguen San Juan Evangelista y Nuestra Señora de los Remedios, patrona de la villa, que procesiona sin el Niño que es llevado por el Hermano Mayor de la Cofradía.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*