Destacado
Home > Semana Santa Lorca > Y el delirio se hizo realidad en Lorca

Y el delirio se hizo realidad en Lorca

Miles de visitantes recorrieron la ciudad y participaron en los actos que se organizaron a lo largo de la jornada, garantizados por el buen clima reinante lo que motivó que el número fuese mayor

Un artículo de Francisco Gómez

La ciudad de Lorca vivió el pasado Viernes Santo, el día más grande del año, en un municipio que tiene a su Semana Santa como la fiesta más popular y que mayor número de visitantes reúne de cuantas se desarrollan dentro de su calendario festivo. Miles de visitantes recorrieron la ciudad y participaron en los actos que se organizaron a lo largo de la jornada, garantizados por el buen clima reinante lo que motivó que el número fuese mayor.

Por la mañana, las principales cofradías abrieron sus exposiciones para mostrar al público el rico patrimonio del que disponen y que ese día incitan a hacer volar la imaginación y contemplar de primera mano que es verdad lo que se dice de ellas. Las calles se convirtieron en un hervidero de personas que iban y venían de un sitio para otro ansiosas por contemplar de cerca tanto los bordados como las imágenes que iban a procesionar por la tarde. Durante la mañana se celebró la procesión penitencial al monte Calvario organizada por el paso Morado. Cientos de Penitentes encapuchados y con cruces al hombro acompañaron a las imágenes en trono de andas de San Juan Evangelista, la Vírgen de los Dolores y Jesús Nazareno mientras que los rezaores recitaban oraciones transmitidas oralmente desde el siglo XVIII que describen cada una de las estaciones del Vía Crucis.

En la pedanía de La Hoya se celebró el Vía Crucis penitencial hasta el santuario de La Salud con un recorrido de cuatro kilómetros, partiendo desde la iglesia del Sagrado Corazón de Jesús. Dos horas de penitencia en las que el párroco Kenneth Chukwuka Iloabuchi fue el encargado de dirigir uno de los Vía Crucis más largos de España con una duración de dos horas.

El mercado de artesanía en Semana Santa que también se puede visitar hoy domingo en los alrededores del teatro Guerra, fue otro de los focos de atención por parte de las personas que asistieron a las procesiones al encontrarse en un lugar de tránsito entre las sedes de las dos mayoritarias cofradías, blanca y azul. En dicho mercado cuya organización corresponde a la Cámara Oficial de Comercio e Industria de Lorca desde hace 26 años, hay instalados alrededor de medio centenar de artesanos procedentes de la región de Murcia y distintos puntos de España.

A lo largo de la mañana del viernes fueron muchas las personas que visitaron las cuadras de caballos de los pasos blanco y azul en La Velica y Huerto de la Rueda, respectivamente.

Por la tarde, tras la recogida de banderas se inició el Cortejo Bíblico Pasional de la Historia de la Salvación que presidió el paso Blanco. El Cortejo del Viernes Santo está concebido como un gigantesco auto sacramental. Desfilaron los grupos bíblicos y los cortejos penitenciales correspondientes. Los alrededor de 11.000 asientos distribuidos en las tribunas de la Avenida Juan Carlos I, estuvieron ocupados en su totalidad por lorquinos y visitantes que, un año más, no quisieron perderse el espectáculo.

Durante más de tres horas pasaron ante los ojos del espectador figuras a pie y a caballo, bigas, trigas, cuadrigas, sigas, carrozas alegóricas de reyes y emperadores, civilizaciones asirias, babilónicas, hebrea, romana, egipcias, dioses mitológicos y grupos sacados del Antíguo Testamento y del historicismo.

El cortejo del Viernes Santo demostró, una vez más el acercamiento al pueblo de los textos bíblicos intentando hacer catequesis popular mediante el espectáculo mezclado con la religiosidad.

No faltaron en ningún momento los vivas a uno y otro paso y el ondear de pañuelos con los colores blanco y azul.

El paso azul finalizó sus desfile con el trono que portaba a la titular, la Virgen de los Dolores, mientras que el blanco, que cerraba la procesión, lo hizo con su titular, la Vírgen de la Amargura.

La Avenida Juan Carlos I se volvió a llenar de pétalos al paso de las imágenes titulares de cada cofradía.

La procesión azul estuvo compuesta por dos partes diferenciadas con un nexo de unión: el Triunfo del Cristianismo componiendo una visión única y espectacular de la Historia de la Salvación como son los cortejos bíblico y religioso.

El cortejo bíblico lo formaban el estandarte guión, los exploradores a la Tierra de Promisión, la infantería romana, la bandera, Antioco IV Epifanes, Débora, profetisa del pueblo de Israel, Ptolomeo IV, el grupo de los Etiopes que una año más hicieron las delicias de lorquinos y visitantes, Moisés, Meiamén, las profetisas egipcias, el emperador Julio César, Cleopatra, la caballería egipcia, Marco Antonio, las cuadrigas, el emperador Tiberio César, el Triunfo del Cristianismo, la caballería de los dioses mitológicos y la carroza del Triunfo del Cristianismo. A continuación desfiló todo el cortejo religioso con la Cruz Alzada con Sudario, estandarte del Cristo de la Buena Muerte, el Santísimo Cristo de la Buena Muerte, Tercio de Nazarenos de la Coronación de Espinas, estandarte del Angel Velado, nazarenos de la Vírgen de los Dolores, estandarte Reflejo y el trono con al Vírgen de los Dolores.

El Paso Blanco comenzó sus desfile con el estandarte guión. A continuación desfilaron la caballería romana, infantería romana, Octavio César Augusto, Teodosio I, Flavio Valerio, Marco Aurelio Valerio Majencio,el Grupo de Santa Elena, la caballería imperial, el grupo de Nabucodonosor, el grupo de Ester y Asuero, las Tribus de Israel, el grupo del rey Salomón, el grupo de la reina de Saba, el cisma de las tribus, la Visión Apocalíptica de San Juan con el estreno, este año, de 9 mantos, el estandarte de San Juan, los nazarenos, la carroza de la Visión de San Juan, los Cuatro Jinetes del Apocalipsis, la Salvación, el estandarte de la Santa Faz, el trono de la Verónica, el estandarte de la Oración en el Huerto, los nazarenos, la bandera, el estandarte de la Vírgen de la Amargura, los mayordomos y el trono con la imagen titular.

Al finalizar la procesión del Viernes Santo, blancos y azules abandonaron las tribunas y se dirigieron hasta sus sedes religiosas en santo Domingo y San Francisco respectivamente para ver entrar a las titulares, la Vírgen de la Amargura y la Vírgen de los Dolores.

Durante la mañana de ayer sábado comenzaron los trabajos de desmontaje de tribunas en la Avenida Juan Carlos I. Las previsiones apuntan a que durante la mañana del lunes, la principal arteria de la ciudad, esté de nuevo abierta al tráfico de vehículo y se pueda circular por ella con toda normalidad.

Los Desfiles Bíblico Pasionales son la original seña de identidad que distingue la Semana Santa de Lorca de cualquier otra. Las procesiones, organizadas por las primitivas Hermandades y Cofradías pasionales de Lorca ya estaban documentadas en el siglo XVI y respondían al modelo litúrgico tradicional.

El nuevo modelo, iniciado a mediados del siglo XIX, surge cuando tras la desamortización de Mendizábal, la iglesia quiso recuperar la celebración de la pascua cristiana pero no contaba con imágenes con las que procesionar. Se decidió entonces representar en vivo la Vida, Pasión y Muerte de Cristo a modo de catequesis viviente para el pueblo lorquino. Blancos y azules rompen con el esquema tradicional incorporando los primeros grupos bíblicos en el año 1855 con la “Entrada Triunfal de Jesús en Jerusalén” del Paso Blanco y el caballo en el año 1856 con la caballería romana del Paso Azul.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Powered by themekiller.com anime4online.com animextoon.com apk4phone.com tengag.com moviekillers.com