Destacado
Home > Semana Santa Lorca > El Resucitado recupera la Quema de Judas tras 5 años

El Resucitado recupera la Quema de Judas tras 5 años

La ceremonia consiste en la quema de un muñeco con forma humana acompañada de tracas y fuegos artificiales

Un artículo de F. Gómez

La Archicofradía de Jesús Resucitado recupera este Sábado Santo su tradicional ‘Quema del Judas’, cuyo acto dejó de realizarse en el año 2011 como consecuencia de los terremotos. El acto se llevará a cabo en la explanada de la Plaza de España, una vez que finalice la Vigilia Pascual, según la presidenta de la citada archicofradía, Irene Mondéjar.

La ceremonia consiste en la quema de un muñeco con forma humana acompañada de tracas y fuegos artificiales. El acto forma parte de los programados por dicha archicofradía para este Sábado Santo. Se celebrará antes de la procesión que se va a llevar a cabo con la Virgen de la Encarnación desde la excolegiata de San Patricio hasta la iglesia de Santa María, todavía en obras, tras los terremotos de 2011.

‘La quema del Judas’ se realizó por última vez en la Semana Santa de 2011, unas semanas antes de que se registraran los terremotos que sacudieron la ciudad en mayo de ese año. Desde entonces no se había celebrado el acto que ahora se recupera una vez que ha abierto de nuevo sus puertas la excolegiata después de los trabajos de recuperación que se han realizado en el primer templo de la ciudad.

La tradición de ‘La Quema del Judas’ es una vieja costumbre, que según Irene Mondéjar, se realizaba cada Sábado de Gloria en buena parte de las plazas de la ciudad. La archicofradía recuperó la costumbre en abril del año 1999, siendo presidenta Irene Mondéjar.

Mondéjar ha señalado por otra parte que «la quema del Judas es un acto que anima a la gente a acudir a la procesión que después de la vigilia pascual se realiza hasta la iglesia de Santa María», añadiendo que «sirve de gancho también para expresar la alegría que se siente después de la vigilia, donde la música tiene también un papel muy importante».

Para la presidenta de la archicofradía de Jesús Resucitado, «el acto simboliza asimismo la quema del mal y el pecado ante la llegada de la Resurrección». Es una combinación en la que los juegos artificiales tienen un papel muy importante, según Mondéjar, quien ha señalado que primero se apagan todas las luces y a continuación se encienden como señal de alegría por la Resurrección de Jesús.

Mondéjar hace un llamamiento, no solo a los lorquinos, sino también a los vecinos de otras poblaciones para que este Sábado Santo sobre las 10 de la noche acudan hasta la Plaza de España para presenciar el espectáculo y, al mismo tiempo, conocer de cerca la transformación que ha experimentado la excolegiata de San Patricio por las obras que se han llevado a cabo después de los terremotos de 2011, lo que ha motivado que haya permanecido seis años cerrada al público.

La única mujer en el cargo
Irene Mondéjar es la única mujer que ocupa el cargo de presidenta entre las seis cofradías que hacen posible la Semana Santa de Lorca. Los demás son hombres con los que dice llevarse muy bien. «No hay problemas y son todos unos caballeros», dice. Mondéjar no encuentra palabras para agradecer al Paso Azul que les dejaran sacar la procesión desde la iglesia de San Francisco mientras San Patricio estaba en obras. En este sentido reconoce que, como consecuencia del mal estado en el que se encontraba su sede religiosa «hemos pasado tragos muy amargos, pero gracias a Dios ya ha pasado todo y este año empezamos a conocer la normalidad».

Hasta antes de los terremotos era costumbre que el Sábado Santo, después de la vigilia pascual y de la Quema del Judas, se llevara a cabo la procesión con la imagen de la Virgen de la Encarnación hasta la iglesia de Santa María, en los barrios altos, pese a encontrarse el templo en mal estado. La imagen pasaba allí la noche custodiada por los propios vecinos hasta que, al día siguiente, bajaba en procesión hasta la Plaza de España, donde se producía el encuentro con el Resucitado. No obstante, durante los últimos años, dejó de hacerse, reduciéndose el acto a una procesión sin pernoctar en el templo cuyas obras de reconstrucción aún siguen en marcha.

Mondéjar recuerda que el Resucitado fue nombrado Alcalde Honorario de Lorca en el año 2000, siendo alcalde Miguel Navarro, disponiendo del bastón de mando de la ciudad.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Powered by themekiller.com anime4online.com animextoon.com apk4phone.com tengag.com moviekillers.com