Home > Entierro de la Sardina > Marineras a ritmo de charanga

Marineras a ritmo de charanga

Las 23 agrupaciones sardineras, acompañadas por los hachoneros y por grupos de Taiwán, Colombia y Bolivia, se abren paso entre miles de murcianos y visitantes por el paseo Alfonso X el Sabio hasta la Plaza Circular durante el aperitivo previo a la quema

Un artículo de Isabel Manzano

El Entierro calentó motores ayer desde antes del mediodía en el ya tradicional aperitivo sardinero, que congregó a miles de murcianos y curiosos, algunos de ellos venidos desde lugares tan lejanos como Leeds, Chicago o Santiago de Chile porque, según confesó algún turista, «como esta fiesta no hay otra».

Nadie quiso perderse la toma del paseo de Alfonso X el Sabio, que fue cortada al tráfico, por hachoneros y sardineros dedicados a repartir alegría en una calle absolutamente abarrotada por grupos de amigos, familias y turistas.

Así, los 23 grupos sardineros conquistaron a un público entregado que bailó al ritmo que marcaron las batucadas y las charangas, que atravesaron la calle abriéndose paso entre la multitud.

Además, la familia sardinera estuvo acompañada por agrupaciones de Colombia, Bolivia, Alemania, Lituanaia, Italia y Taiwán que desplegaron un gran espectáculo de danza y música.

Los niños también tuvieron un papel importante en este aperitivo ya que, a modo de preámbulo de lo que sucedió durante el Gran Desfile, los sardineros, ayudados por Doña Sardina y su futuro marido, fueron repartiendo juguetes entre los pequeños.

Marineras y caballitos llenaron la espera del público a lo largo del divertido pasacalles que concluyó en torno a las dos y media en la Plaza Circular. Allí se fueron reuniendo algunos de los representantes de las agrupaciones sardineras, así como Doña Sardina y Don Carnal, acompañados de autoridades civiles para prender la mecha a un espectáculo de pirotecnia que puso fin al aperitivo sardinero con gran estruendo, anunciando así la cuenta atrás para la quema de la Sardina y la victoria de Don Carnal sobre Doña Cuaresma.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*