Dolores López Vázquez

08/04/2018

Una mujer trabajadora y enamorada de su pueblo

Por Fulgencio Sánchez Riquelme

Abandonó la universidad para ayudar a sus padres en el negocio familiar y llegó a ser responsable de una compañía de seguros en varias ciudades

Días pasados falleció en nuestro pueblo Dolores López Vázquez, más conocida por Loli. Había nacido en Alcantarilla en 1944, por tanto contaba con 74 años. Sus padres eran Ramón López López y Dolores Vázquez Lorente; era la menor de cuatro hermanos: Angelita, Salud, Ramón y Loli. Fue al colegio de las HH. Salesianas del Sagrado Corazón de Jesús, y posteriormente se matricularía en el Instituto Nacional de Enseñanza Media Saavedra Fajardo (femenino) en Murcia, donde realizaría el Bachiller Elemental y Superior, para pasar después a la Universidad, donde se matricula en la Facultad de Ciencias, sección de Químicas. Pero solamente estaría dos cursos, en segundo año abandona la carrera para ayudar a sus padres en el comercio de tejidos que el padre poseía en la calle Mayor, frente a la plaza de abastos de San Pedro (hoy óptica Caride), e igualmente a su madre, que había perdido a dos hijos Ramón y Salud, por lo que Ramón y Lola, un poco mayores quedan rotos de dolor y jamás se repondrían.

Ya algo mayor, dado que era una mujer muy culta y trabajadora, inicia su vida laboral en el negocio de gerente de seguros en Murcia, llegando a ser la responsable general de la compañía en Murcia, Alicante, Valencia y Castellón de la Plana.

Fue una mujer sumamente religiosa, perteneciendo a la última directiva de la Asociación de las Hijas de María (Inmaculada Concepción) tristemente desaparecida, como tantas otras asociaciones religiosas con el lamentable derribo del templo parroquial de San Pedro en 1961.

Igualmente, pertenecía a la Hermandad del Beato Andrés, a la Archicofradía de la Virgen del Rosario, etc. Pero de la que era súper devota era de nuestra Patrona, la Virgen de la Salud; Loli donó en el anonimato una artística vidriera para la primera capilla-retablo de la Patrona, que por aquellos años le supuso una fortuna (hoy en la parroquia de San Pedro).

Loli López participaba diariamente en la misa de 9.30 de la mañana en la parroquia y ni un solo día dejaba de orar ante la imagen de la Patrona.

Era igualmente una apasionada de viajar, conocía toda España (incluidas Baleares y Canarias) y gran parte de Europa.

Finalmente, enferma, tiene que solicitar la jubilación anticipada, por lo que su vida cambia diametralmente, aunque sabe sobreponerse, ya que siempre estuvo perfectamente atendida por su eterna doméstica Encarna Bastida Álvarez, que había permanecido toda la vida al servicio de Loli, sus padres y hermanos, por lo que siempre fue una más de la familia. Sin embargo, a su fallecimiento en 2005, Loli sufre un gran golpe. Después estaría atendida hasta el último momento por una familia ucraniana, con la que convivía.

Hace unas semanas fue ingresada en el Hospital la Arrixaca, donde fallece el domingo 1 de abril, siendo enterrada al día siguiente en el panteón familiar del cementerio de Alcantarilla.
Descanse en paz tan gran amiga y mejor hija de nuestra villa.

Sin comentarios

Deja tu mensaje de recuerdo

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *